25.MAY Jueves, 2017
Lima
Última actualización 01:56 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Toledo contraataca

Compartir:
Opinión

El Gobierno acaba de solicitar al Congreso un mayor déficit fiscal, que irá reduciéndose hasta 1% del PBI en el bicentenario. No faltará un político que dirá que la política fiscal no es responsable. Discrepo.

Lo ideal es que la política fiscal sea contracíclica. Es decir que impulse a la economía cuando el gasto privado cae o se desacelera marcadamente. La inversión privada, que lideró el crecimiento cuando este fue dinámico, cae desde el primer trimestre del 2014. Ha retrocedido todos los trimestres, un 12.3% acumulado. Solo cayó un año tras la crisis financiera internacional. Hay que regresar a fines de los noventa para encontrar un retroceso tan prolongado. La inversión privada es S/31 mil millones inferior a la del 2013, 4.7% del PBI, casi toda la pública que es de peor calidad. Hay menos actividad, empleo y bienestar por eso.

El índice de confianza empresarial que calcula el BCR predice la inversión privada con dos trimestres de anticipación; va de 0 a 100. Tras estar en terreno negativo un año desde abril de 2015, se recuperó con el gobierno de PPK. Empezó a retroceder desde octubre. El dato de marzo es 44. Odebrecht y El Niño también hicieron que se desplomen las expectativas.

Dejar atrás Odebrecht y reconstruir nuestro país con cambios, ya con el proyecto de ley aprobado por el Congreso en el bolsillo, son los dos retos principales del equipo económico en el futuro cercano. Para ello se requiere de un déficit fiscal mayor por algunos años.

El BCR estima que las medidas tributarias añadirán 0.3% y 0.1% del PBI a los ingresos públicos. Estos, sin embargo, serán el 3.9% del PBI este año, cuando se los compara con el 2012, su mejor año.

Con planes de estímulo y reconstrucción con cambios incluidos, el BCR estima que la inversión pública ascenderá a 5.1% del PBI, frente a 5.9% del PBI el 2010 o 2013, los años récord. Tampoco es que el gasto esté fuera de control.

Sigue habiendo un grave problema de calidad del gasto. ¿Lo vemos en otra ocasión?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.