Módulos Temas Día

Nelson Quispe: "Lluvia del año 70 en Lima podría repetirse"

“La lluvia más fuerte que hubo en Lima fue en enero del año 70. Justamente en esa fecha el agua de mar estaba caliente (como ahora). Las fotos de la época muestran la Vía Expresa llena de agua. Situaciones así podrían repetirse”.

(Anthony Niño de Guzmán/Perú21)

(Anthony Niño de Guzmán/Perú21)

Redacción PERU21
Redacción PERU21

Entramos a la oficina del meteorólogo del Senamhi Nelson Quispe y lo primero que nos alcanza a decir, mientras mira con preocupación su celular, es que esta situación puede empeorar. ¿A qué se deben las lluvias y consiguientes desbordes? ¿Las precipitaciones empeorarán? ¿Lo que vivimos es parte del cambio climático? Son algunas de las interrogantes que nos hacemos. Encendemos la grabadora para buscar las respuestas.

¿Cuál es la explicación para estos fenómenos?La temperatura del agua de mar está muy caliente, y desde la zona norte se distribuye hasta la parte sur. Esta situación de temperaturas que bordean los 29 y 30 grados hace que la atmósfera sea bastante inestable.

¿Qué significa que la atmósfera esté inestable?Nuestra costa es seca, vivimos en un desierto. Y las lluvias son muy escasas. En Lima, por ejemplo, al año llueve, aproximadamente, 15 litros de agua (por metro cuadrado). Sin embargo, el martes en la madrugada llovió desde la medianoche, en promedio, de 4 a 5 litros de agua (por metro cuadrado). Eso quiere decir que solo en seis horas llovió la tercera parte de lo que acumula en un año entero. Ese es el efecto del calentamiento del mar. Y todavía sigue caliente, entonces las condiciones de inestabilidad van a mantenerse.

¿Por cuánto tiempo?Todo marzo y en abril paulatinamente disminuirá.

¿Lima podría sufrir una 'verdadera' lluvia?La lluvia más fuerte que hubo en Lima fue en enero del año 70, que justamente en esa fecha el agua de mar estaba caliente. En aquella oportunidad se registraron 17 litros (por metro cuadrado) en una noche. Las fotos de la época muestran la Vía Expresa totalmente llena de agua. Situaciones así podrían repetirse, no es alejada esa probabilidad.

¿Qué zonas de Lima están en alto riesgo?Las que tiene una topografía muy especial que hace que el viento se encajone muy bien. Eso pasa en Chillón, Chosica, me refiero a la cuenca del río Rímac, y cuando es muy intenso pasa en Punta Hermosa, que se ha activado después de casi 20 años. Todo el lado de la cordillera que mira al Pacífico está en alerta roja, desde Tacna hasta Tumbes.

¿Las probabilidades de que el río Rímac se desborde en grandes proporciones son elevadas?Sí, es muy posible porque ya hemos llegado a picos de 140 cubos y podría volverse a repetir porque las lluvias van a continuar. Con 10 o 20 cubos más (que significa más de tres horas de lluvia consecutiva por encima de los 15 milímetros en toda la cuenca de manera pareja), el Rímac simplemente se desborda.

Comenzando la entrevista lo noté muy preocupado por el tema. Usted es consciente de que, efectivamente, estamos en peligro…Desde el martes hasta hoy las condiciones de Lima y hacia el norte, como Chimbote y Trujillo, estarán totalmente inestables. La temperatura en este momento de la entrevista –y aún no son las 11 de la mañana– ya está registrando 30 grados en promedio en todo Lima, que para la época no son valores normales. El miércoles se han formado tres nubes en el horizonte hacia el este, en la parte baja, próximo a la costa, nubes de gran desarrollo que normalmente no se forman acá sino en la selva o a lo mucho en la sierra. Son indicadores de lluvia muy fuerte.

¿Este calentamiento de la temperatura del mar es por El Niño costero, una temporada irregular de lluvias o efectos del cambio climático?Es un fenómeno El Niño costero. Esto coincide con el periodo lluvioso y por eso se incrementa notoriamente. Si hubiera ocurrido en junio, julio, agosto, hubiese pasado desapercibido.

¿El Niño costero es un fenómeno de menor impacto que El Niño tradicional que hemos sufrido?El Niño costero es cuando las temperaturas se calientan frente a nuestras costas. Mientras que los niños que hemos tenido, llamados niños globales, se extienden por todo el Pacífico. Además, otra diferencia puede ser la durabilidad. El Niño del 82, 83, 97 y 98 se presentó y duró muchos meses. Pero el de ahora puede tener un corto periodo.

¿Todo lo que ocurre no es acaso también producto del cambio climático?Es difícil decirlo, porque El Niño siempre ha existido, es parte de la variabilidad climática. Aunque sí se puede ver que hay una contribución del cambio climático. Pero lo que vivimos ahora siempre se va repetir.

¿Y todo esto no se pudo prever a través de los pronósticos del Senamhi?Esto hay que verlo desde aspectos técnicos. Por ejemplo, el año pasado se hizo prevención, gracias a la cual ahora no lamentamos situaciones mucho más graves en la zona norte.

Sin embargo, lo que vivimos ahora en Lima pareciera que no estaba previsto…No, sí estaba pronosticado, ya se mencionaba desde inicios del año. El detalle está en saber utilizar la información que tenemos, tomar las decisiones. Los 'tomadores' de decisiones deben tomar esta información climática. Bien utilizada es útil…

¿Las autoridades no están tomando decisiones?Algunas, no todas.

Autoficha

  • "Soy meteorólogo, director de la Subdirección de Predicción Meteorológica del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi). Estudié Meteorología en la Universidad Agraria. Y soy Magíster en Meteorología Aplicada. En el Senamhi trabajo hace 17 años".
  • "Es cierto, hay una percepción ciudadana negativa sobre los pronósticos del Senamhi, pero eso está cambiando. El personal que ahora tenemos es más calificado, entrenado. Y el tipo de información instrumental que se usa es más sofisticado".
  • "El satélite que se compró tiene un propósito específico. No es un satélite meteorológico ni de pronóstico del tiempo. Es para otra utilidad, como detectar áreas de afectaciones. Para tener un satélite geoestacionario es una inversión cuantiosa. Solo lo tienen 8 a 10 países".

Tags Relacionados:

Entrevista.21

Nelson Quispe

Leer comentarios ()