29.MAY Lunes, 2017
Lima
Última actualización 01:14 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Lo complican

Compartir:
Opinión

“Los últimos escándalos nos dejan en orfandad moral dentro de la clase política”.

Se estiman 10 mil millones de soles anuales contra la administración pública. Corrupción, mala gestión, sobrevaloración de obras, entre otros males endémicos, agravados en los últimos tiempos.

Si le sumamos los escándalos Lava Jato, Castillo de Arena y los que vengan, de las mafiosas empresas brasileñas, esas exorbitantes cifras que grafican el impacto monetario del daño, se inflan mucho más.

En julio pasado, soy de las que pensó que Pedro Pablo Kuczynski, con reconocida experiencia pública y privada y con imaginable “sed de trascendencia” debido a su edad y la culminación de su ciclo ante el país, encabezaría una verdadera revolución, para lograr más seguridad, menos corrupción y las reformas necesarias para pasar a la historia como el presidente que nos devolvió la confianza y esa prosperidad perdida hace ya demasiado tiempo.

El problema no han sido “los Moreno”, los asesores renunciados, los empresarios coimeros, los ex presidentes buscados por la justicia, sino la falta de firmeza en las decisiones, la debilidad exhibida, la comunicación “interruptus”, las marchas y contramarchas, en otras palabras, una “crisis avícola” para enfrentar los desafíos que el país exige ¡hoy!

Si el desagüe Odebrecht nos ha mostrado lo peor de los acuerdos público-privados, ¿por qué diablos no existen los “pantalones” para sacar de esta crisis una verdadera oportunidad de detener esos “megaproyectos” que solo nos recuerdan la coima, la mala plata, la mala gestión y la desubicación de las verdaderas prioridades del país?

Estos últimos escándalos no solo nos dejan en orfandad moral dentro de la clase política, también dentro de la clase empresarial peruana. Mientras tanto, PPK parece vivir en “otra galaxia”, salvo que también esté “atado de manos” por acuerdos NON SANCTOS en su pasado como ministro de Toledo. La gente está dispuesta a aceptar un menor crecimiento económico, siempre que se luche contra la corrupción.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.