26.MAY Viernes, 2017
Lima
Última actualización 07:41 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

PPK toma aire

Compartir:

"Me encantaría que un chico me regalara lencería"

Son buenos días para Vanessa Tello: acaba de graduarse como Nutricionista en la UPC, acaba de inaugurar el primer local de Ser, su línea de lencería y la han convocado para participar en los realitys de la TV. Ella toma todo con calma, pues su objetivo es emocionarnos.

(David Vexelman/Perú21)

Vanessa Tello,Modelo y empresaria
Autor: Gonzalo Pajares.
gpajares@peru21.com

No solo es un precioso cuerpo. No. Vanessa Tello es una emprendedora que diseña su propia línea de lencería, Ser, y que acaba de inaugurar su primera tienda en San Isidro. Para nunca dejar de admirarla.

No dejas de sorprendernos. Además de tu belleza, hoy tienes otros atributos: eres diseñadora y empresaria…
Estoy muy contenta porque acabo de abrir Ser, mi primera tienda de lencería. La marca la tengo desde hace tres años, pero después de mucho esfuerzo, de mucho trabajo, pude abrir esta tienda: es un gran paso adelante.

Háblame de tu faceta de diseñadora…
Todo empezó con el sueño de tener un negocio propio. El tema de los bikinis, de la ropa interior, siempre me llamó la atención. Probé con ambas prendas y me di cuenta de que la ropa interior me gustaba muchísimo más: tiene más detalles, lacitos. Es decir, la experiencia del diseño era mucho más gratificante. Además, es un rubro que está poco explotado, y eso hace que sea un interesante nicho de mercado. Y, como usuaria, desde la primera vez que me puse un brasier soy exigente: que la costura no me raspe, que no saque un rollito, que me realce, que me las haga redonditas, que no me las deje en punta. Debajo de la ropa, para que nos veamos lindas, las mujeres tenemos toda una ciencia. Siempre es importante un buen brasier, que la trusa no marque… muchos detalles de los que los hombres no tienen ni idea.

Una mujer guapa se ve más guapa si no lleva brasier…
Depende. Hoy está de moda tener el brasier como un accesorio: una se pone un polo blanco encima y se trasluce todo: ¡Esa es la idea! Igual con la parte de abajo. Hoy la lencería no es una prenda básica, es moda.

¿Cómo te inspiras?
Entreno el ojo, veo las tendencias: materiales, texturas, colores. Hay prendas que siento que son muy yo, que me encantan, donde mi personalidad está plasmada, pero he aprendido a crear otras opciones.

¿Cómo es tu personalidad?
Uy, qué difícil. Soy sencilla pero creo que los pequeños detalles hacen la diferencia. Así son mis prendas, nada empalagosas.

La sensualidad sí se impone.
Sí, de todas maneras. Toda mujer es sexy, ¡tú no sabes lo que una tiene debajo de la ropa!

¿La lencería es un instrumento de conquista?
Por supuesto. Todo lo que usamos las mujeres nos lo ponemos porque nos genera alguna satisfacción. Y esto pasa con la ropa interior, con las pijamas, con todo. La ropa interior nos ayuda a estar cómodas con nosotras mismas.

El mejor pijama es el que no existe, el que no se usa…
¿Tú crees? El mejor pijama es el que ves y lo quieres quitar (ríe). La lencería es una buena opción para regalar, preferible a las flores, a los chocolates.

¿No será muy atrevido que les pregunte a mis amigas qué talla de lencería usan?
Depende del tipo de amiga. En Ser, los caballeros son un gran público y los podemos auxiliar: ellos nos describen a su pareja y les ayudamos con la talla. Hay que romper con los paradigmas: a mí me encantaría que un chico me regalara lencería; es algo fuera de lo común y demostraría que se esforzó mucho. ¿Qué talla soy? 36B. Tomen nota, para que me hagan unos regalos (risas). ¿Necesito push-up? Gracias a Dios, no (risas).

¿La mujer peruana hoy está más sexy, más atrevida?
Sí, muchísimo más. Pero en Ser tomamos en cuenta que no todo nuestro público es joven, que también hay madres que quieren sentirse bien, cómodas por dentro y felices con ellas mismas, que es el objetivo de la ropa interior.

A propósito, acabas de graduarte como nutricionista…
Sí, otra meta cumplida, me he sacado un peso de encima y, al fin, soy licenciada en Nutrición, esa carrera es mi pasión.

¿Y seguirás modelando?
Mientras el cuerpo me dé, seguiré con todo. Mi día tiene como 50 horas. Además, por Ser deberé estar al tanto de la moda. Ser tiene para rato y alguien tiene que desfilar con esas prendas y, hasta que pueda, yo lo haré.

Eres guapa, modelas, diseñas, eres empresaria. Por interés uno se metería contigo.
Además, estoy soltera hace unos tres o cuatro meses…

Te vinculan con Mario Hart…
Imagínate, qué falta de criterio (risas). El carro sí, que me lo lleve (risas). Con Mario somos muy buenos amigos, lo conocí hace poco y sí, nos llevamos muy bien, es un buen chico, pero no pasa de eso, ahí nomás.

¿Quieres enamorarte?
Pronto, no. No estoy buscando nada, estoy preocupada en mí, en mis proyectos. Estoy egoísta: quiero solo yo, solo yo, solo yo; dedicarme a mí y explotar todo lo que tengo dentro.

¿Quieren jalarte a Combate, a Esto es guerra?
Sería interesante, pero vamos a ver cómo viene. No veo mucha televisión, pero no tengo nada en contra de esos programas, no tengo nada contra nadie.

AUTOFICHA

- El tema de los bikinis, de la ropa interior, siempre me llamó la atención. Probé con ambas prendas y me di cuenta de que la ropa interior me gustaba mucho más.

- Hay prendas que son muy yo, que me encantan, donde mi personalidad está plasmada, pero he aprendido a crear otras opciones.

- Con mis amigos y con las personas que quiero, soy de detalles, pero no me gusta lo sobrecargado, las personas fanfarronas, las que paran hablando de sí mismas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.