28.ABR Viernes, 2017
Lima
Última actualización 04:53 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Se armó la bronca

Compartir:
Corea del Norte realizó un lanzamiento de prueba de un misil
Opinión

¿Le parece razonable que los precios en el Perú de algunos medicamentos para salvar la vida sean los más caros de la región? ¿Más caros que en Chile, Brasil, Argentina, Ecuador o Bolivia?

¿Es razonable que, si se desatara alguna epidemia, el Estado deba pagar precios 10 o 15 veces más altos que en países vecinos por las mismas medicinas para contrarrestarla?

¿Tiene sentido que el Estado no pueda destinar más recursos a combatir un número mayor de enfermedades porque debe gastar demasiado en comprar un medicamento de una sola farmacéutica para tratar una sola enfermedad, cuando podría buscar a otros proveedores?

¿Es justo o razonable extender las patentes de los medicamentos solo porque quien los fabrica les pone algún aditivo que no sirve para nada aunque la molécula activa se mantenga inalterada? ¿Es justo que alguien muera porque no puede pagar una medicina para el riñón cuya patente venció hace décadas, pero a la que se le descubrió un efecto beneficioso para el uñero y por eso mantiene su protección de patente? ¿Debe alguien morir porque no tiene dinero para pagar un tratamiento costeable en otro país o porque no tiene una casa que hipotecar o vender para salvar el pellejo?

¿Es justo que un grupo de empresas farmacéuticas ultramillonarias bloquee el ingreso de medicamentos para el tratamiento a bajos costos de enfermedades severas y graves para mantener sus beneficios arriesgando la vida de miles de personas y matando indirectamente a otras tantas?

Pues bien, todo esto acaba de ser aceptado y firmado a nuestras espaldas por el Perú en el TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) y la ministra de Comercio Exterior. Bravo, Humala, bravo.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.