Viernes 31 de octubre del 2014

Última actualización: 11:21 pm

TIEMPO EN LIMA:

18°

COMPRA: $2.9220

VENTA: $2.9240

Además:

Jueves 10 de enero del 2013 | 00:51

UNIDOS POR LAS ARMAS. Humala y Chávez son aliados políticos. (Reuters)
UNIDOS POR LAS ARMAS. Humala y Chávez son aliados políticos. (Reuters)

La amistad entre los mandatarios Ollanta Humala y Hugo Chávez nació en el año 2005, cuando el hoy gobernante peruano se catapultó como el candidato del entonces Partido Nacionalista.

En aquel tiempo se denunció que el régimen chavista había entregado fondos para financiar la postulación presidencial del líder humalista, con lo que las relaciones se hicieron cada vez más estrechas.

En enero de 2006, el candidato Humala y su esposa, Nadine Heredia, participaron en un acto público en Caracas organizado por Chávez, quien les mostró todo su apoyo político.

El actual presidente peruano nunca zanjó con el líder del chavismo, quien lo calificó como “un buen soldado”.

El 15 de julio de 2011, ya electo presidente, Humala fue recibido con honores por Chávez en Caracas.

SEGUNDA VISITA EN CUBA
Meses después, Humala viajó a Cuba para reunirse con Raúl y Fidel Castro. En esos días, Chávez ya estaba internado en La Habana recibiendo un tratamiento oncológico. Trascendió que ambos personajes se encontraron en aquella oportunidad.

Una vez en el poder, Humala visitó Caracas el 7 y el 8 de enero del año pasado para reunirse con Chávez y suscribir una serie de polémicos acuerdos energéticos con la gestión chavista.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.