20.JUL Jueves, 2017
Lima
Última actualización 03:39 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Guerra de tronos

Compartir:
Opinión

Según todas las encuestas, la institución menos apreciada por los peruanos es el Congreso de la República. Más allá de los méritos que los propios congresistas hacen para su creciente desprestigio, seguramente esta situación se explica también porque sus repartijas y otorongadas son más destacadas por los medios y más visibles para la opinión pública.

Guido Lombardi,Opina.21
Siguiendo la sana costumbre de ir contra la corriente voy a permitirme discrepar de esa opinión mayoritaria y ubicar al Poder Judicial como la institución pública más corrupta, ineficiente y dañina de todas las existentes.

Además de liberar en todo momento a peligrosos delincuentes y avezados narcotraficantes (sin necesidad de indulto presidencial), hay otras señales de alarma.

Por ejemplo, el juez de Atalaya Luis Palomino Morales dejó sin efecto una orden de detención contra Guillermo Alarcón, ex presidente de Alianza Lima, expedida por la jueza Villavicencio por delito de estafa en perjuicio del popular equipo victoriano.

Atalaya es una ciudad de 15 mil habitantes que se encuentra en el nacimiento mismo del río Ucayali y a la que solo se puede acceder por vía aérea o fluvial. Qué hace –y cómo puede– un juez de esa remota localidad entrometerse en un caso seguido ante un Juzgado Penal de Lima.

Inexplicable. Pero, aunque usted no lo crea, eso no ha sido lo peor. Unos días después, el Juzgado Mixto de Campo Verde (perteneciente al Distrito Judicial de Ucayali) dispuso la “liberación” de más de 300 kilos de oro que habían sido incautados por la Sunat.

La decisión judicial se ejecutó con extraordinaria rapidez y del oro, valorizado en 10 millones de dólares, nunca más se supo. Esto ocurre cuando se despliegan enormes esfuerzos contra la minería ilegal que depreda el ambiente y financia terroristas. De Ripley.

Y mientras tanto, al otro extremo del país, el doctor Enrique Mendoza goza de buena salud y a la jefa de la OCMA no se le ha caído la cara de vergüenza.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.