29.MAY Lunes, 2017
Lima
Última actualización 01:14 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Lo complican

Compartir:
Opinión

“Thorne está repitiendo, corregida y aumentada, la nociva receta de Segura: reducir la inversión pública justo cuando más se necesita que esta aumente”.

Si el gobierno sigue sin reaccionar frente al escándalo de corrupción, la economía crecerá 2% o menos en 2017.

La inversión pública ha colapsado 24% en febrero. La caída es todavía más estrepitosa en el gobierno nacional, en que alcanza el 46%. Peor aún, en lo que va del gobierno, la inversión pública ha caído 15%. A. Thorne está repitiendo, corregida y aumentada, la nociva receta de A. Segura: reducir la inversión pública justo cuando más se necesita que esta aumente. El gobierno “destrabador” está trabado.

Si la inversión pública cae 20%, el crecimiento se reducirá en 1%. La menor inversión pública arrastrará a la inversión privada, lo que restará, al menos, otro 0.5% al crecimiento. Están, además, los efectos negativos de la crisis de Graña y Montero, de las inundaciones, y del aumento en el costo del crédito debido a las mayores tasas de interés en el mundo.

¿Qué hacer? Primero, sugiero intervenir los proyectos y concesiones sospechosos de corrupción como las Interoceánicas, Olmos, Chavimochic, Rutas de Lima y Línea Amarilla. Con ello se evitaría mayor parálisis en la inversión, el empleo y el flujo de servicios públicos. Asimismo, se les cerraría el caño a las empresas investigadas, impidiendo que estas liquiden sus activos, lo cual pondría en una situación de ventaja al Ministerio Público.

Segundo, hay que impulsar la inversión estatal a través de obras públicas sin participación privada. No hay tiempo para esperar a que se revise el esquema de APPs. Proyectos con rentabilidad social positiva abundan: agua y desagüe, escuelas, hospitales, doble vía a la Panamericana. Por ejemplo, dado el mal diseño de la APP de Chinchero, se podría construir el aeropuerto como obra pública sin necesidad de concesionarlo.

Tercero, PPK debe liderar una estrategia frente a la corrupción. Pero ello solo será creíble si hay transparencia sobre la inverosímil cronología del 4 de agosto de 2005, día en que se concesionó la Interoceánica Sur. Más allá de Monroy, ¿por qué el Consejo Directivo de Proinversión, que presidía PPK, le dio luz verde a la carretera desoyendo a la Contraloría? Si el proceso de concesión fue impecable, ¿para qué Odebrecht habría coimeado a Toledo con US$20 millones? ¿Es Odebrecht un coimero cándido?

Los empresarios pueden ayudar mucho. Si Graña es inocente, ¿por qué no demanda a Barata y Odebrecht por difamación y daños y perjuicios? ¿No sería acaso la mejor manera de calmar a los inversionistas y evitar mayores pérdidas? Era mucho pedir tener un gobierno de lujo. Suficiente sería tener un gobierno que gobierne.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.