21.JUL Viernes, 2017
Lima
Última actualización 07:28 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Denuncia Injerencia

Compartir:
Opinión

“Un país de ingresos medios pero que aún cuenta con grandes bolsones de pobreza y pobreza extrema, como el nuestro, debe crecer por encima del 3%”.

El Banco Central de Reserva del Perú ha revisado a la baja su proyección de crecimiento económico para este año de 3.5% (en marzo) a 2.8%. Es una reducción considerable, sin duda, pero que se sustenta en la tendencia, los desastres naturales en el primer trimestre y la paralización de distintos proyectos como el Gasoducto del Sur, por ejemplo.

Un país de ingresos medios pero que aún cuenta con grandes bolsones de pobreza y pobreza extrema, como el nuestro, debe crecer por encima del 3% si desea reducir las disparidades y proveer de puestos de trabajo a los jóvenes que se suman año a año al mercado laboral.

Cierto, esta caída es en parte responsabilidad del actual gobierno, pero no del total de la misma. Dos factores mermaron la capacidad de crecer a mayores tasas: en primer lugar, los desastrosos proyectos dejados por la anterior gestión, obligaciones que estuvieron mal diseñadas, planteadas o plagadas de corruptelas. La segunda, los embates de la naturaleza, que por un lado paralizan la economía, pero por otro merman la capacidad de producción futura y nos obligan a invertir recursos valiosos en recuperar infraestructura y servicios tendidos. Contra lo segundo no se pudo hacer mucho (aunque siempre se puede prevenir mejor), pero contra lo primero sí, y hoy el gobierno paga las consecuencias de hacerlo en su momento.

Como es obvio, establecer políticas que reactiven la economía requiere de un gran trabajo por parte del Ejecutivo, pero ahí se presentan dos problemas: el primero es la inestabilidad, hoy, en el ente encargado; el segundo, asociado al primero, es la vergonzosa, infantil e innecesaria polarización política en la que vivimos. El Ejecutivo y el Congreso tienen que buscar un mecanismo de cooperación, de diálogo, que le permita al Ejecutivo actuar en este tema tan crucial y del cual se benefician todos los peruanos. Lamentablemente, como sabemos, estamos muy lejos de que ello ocurra. ¿Qué alternativas le quedan al que invirtió con la expectativa de un crecimiento mayor?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.