26.ABR Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 06:17 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¿Aló? ¿Aló?

Compartir:
Opinión

“Se traslucen dos explicaciones: o el Ejecutivo no puede removerlos, o no quiere removerlos. Cualquiera de las dos es inaceptable”.

Fuertes y preocupantes las declaraciones del constitucionalista Enrique Bernales en la entrevista (realizada por Mariella Balbi) publicada ayer en Perú21. Para empezar, confirma lo dicho por este diario en días anteriores y sustentado en el informe presentado por dicho grupo de trabajo: el ex presidente Humala utilizó al Ejército peruano como una fuente de poder; para ello manipuló las cosas a fin de entronizar a su promoción con el objetivo de llevar adelante su plan político La Gran Transformación, intercambiando el poder con su esposa durante 15 años.

Lo que se lee entre líneas es, sin embargo, mucho más fuerte. Primero, que en efecto el general Ramos Hume (actual comandante general del EP), quien ascendió de manera irregular, se cree intocable. De hecho, ni se presentó ante la comisión, a pesar de que la misma fue nombrada por el Ministerio de Defensa. O sea, no le hace caso ni a sus superiores.

Segundo, que a sabiendas de que el EP está en manos de la promoción del ex presidente Humala, y que no se sabe ante quién responde, el gobierno ha decidido mantenerlos en sus cargos. ¿Por qué? Se traslucen dos explicaciones: o el Ejecutivo no puede removerlos, o no quiere removerlos. Cualquiera de las dos es inaceptable.

El resumen de todo esto es simple: sin saberlo, los peruanos estamos desprotegidos ante un grupo de oficiales que no responden al país ni a la democracia, que le deben sus ascensos a los caprichos políticos de un irresponsable y de su esposa. Como bien señala Bernales, no hemos podido eliminar los métodos montesinistas del Ejército.

Otra opción, además de las dos planteadas anteriormente, es que el gobierno prefiera que estos oficiales –que no merecen dichos puestos– se mantengan en sus cargos, para lo cual solo quedaría suponer que han logrado algún tipo de acuerdo con el gobierno del presidente Kuczynski. Si esto es así, ¿qué es lo que han ofrecido? ¿Qué se habría negociado?

La actuación del ministro Nieto y del Ejecutivo se presta a muchas elucubraciones. Ninguna buena, por cierto.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.