30.MAR Jueves, 2017
Lima
Última actualización 11:41 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Aportes fantasmas

Compartir:
Opinión

Se habla mucho de la relación que tiene nuestro estilo de vida con las enfermedades degenerativas, y es cierto que los infartos al corazón, al cerebro, la obesidad, la diabetes y la hipertensión se pueden prevenir años antes que aparezcan comiendo sano, practicando actividad física y bajando la cantidad de estrés del día a día, lo cual, sabemos, es tarea difícil.

Existen diferentes tipos de pastillas, cápsulas, polvos, entre otros, destinados a ayudar a que el proceso de inflamación crónica del cuerpo humano (oxidación) se atenúe y vaya más lento, muchos de ellos sin buenos resultados debido a su excreción renal masiva y su baja compatibilidad con las membranas celulares del cuerpo humano. Es así que resulta mejor consumir dosis de frutas con alta capacidad antioxidante, antiinflamatoria y antienvejecimiento, como es el caso de las moras, frambuesas, arándanos, tuna y papaya. Un puñado grande todas las mañanas es la forma ideal de poder nutrir nuestras células.

Los arándanos tienen el nivel más alto de absorción de radicales libres, la tuna un potente efecto anticancerígeno, la papaya nos brinda antioxidantes como el betacaroteno, las moras y frambuesas serían los número dos en absorción de radicales de oxígeno. Creo que esta combinación es básica para consumirla todas las mañanas. Es cierto que otros alimentos tienen un gran efecto antioxidante, como el caso del pescado, rico en Omega 3; el tomate con el licopeno; el vino tinto con el resveratrol, y hasta el mismo chocolate bitter con flavonoides, que cumplen bien la función de antioxidar el cuerpo.

Siempre todas las frutas de preferencia deben ser consumidas en las mañanas, ya que poseen fructuosa, y esta eleva los niveles de insulina, así que por la noche no sería lo ideal, sobre todo si buscamos, además, perder peso y bajar el porcentaje de grasa corporal. En el caso de nuestras frutas para el puñado antiedad, poseen un índice glicémico bajo, así que su efecto sobre la insulina es menor que las demás, como, por ejemplo, el mango o la guanábana. Tratemos de elegir alimentos en vez de complementos o suplementos nutricionales, ya que su efecto siempre será mejor que una pastilla o polvo.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.