26.JUN Lunes, 2017
Lima
Última actualización 08:47 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Digan la verdad"

Compartir:
Opinión

La piel es un órgano que tiene muchas funciones. Nos sirve de protección frente al medio ambiente, ayuda a regular la temperatura de cuerpo humano, produce vitamina D a favor de nuestros huesos, entre otras. Es frecuente relacionar los problemas emocionales con afecciones a la piel. La psicosomatización del pensamiento es un término que se ajusta a pensamientos que desequilibran la salud y pueden llevar a que un órgano se enferme, caso que observamos en afecciones como el liquen, psoriasis, alopecia areata, cáncer, entre otras. Sabemos que lesiones sencillas a nivel dérmico como los lentigos y queratosis solares son por daño solar y su manejo preventivo reduce la posibilidad de que aparezcan con el uso de bloqueador solar y gorro, sobre todo en horas punta de radiación. Además, el tratamiento para eliminarlas con láser es efectivo. Existen otras lesiones frecuentes, sobre todo en mujeres, como el conocido melasma, que se aloja en capas más profundas de la piel y se exacerba en situaciones como el embarazo o cambios hormonales en la mujer. Son molestosos y suelen presentarse a manera de alas de murciélago en las mejillas, pómulos y frente de los pacientes. Su manejo es un poco más estético, dado que puede bajar la autoestima de quien la posee. Cuando el estrés y la angustia se agudizan, encontramos diferentes problemas un poco más extraños como la patomimia, que son problemas dérmicos que son producidos por los mismos pacientes como, por ejemplo, morderse los antebrazos. En la alopecia neuromecánica podemos encontrar que los pacientes se arrancan los cabellos ellos mismos y algo también frecuente es la dismorfofobia en la que la persona no está conforme estéticamente con alguna zona de su cuerpo y su piel. Muchas de estas son recurrentes en los consultorios de estética. Practicar ejercicio y buscar asesoría profesional para combatir el estrés es básico para liberarnos de posibles enfermedades dérmicas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.