23.ENE Lunes, 2017
Lima
Última actualización 01:39 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Diré toda la verdad"

Compartir:

"Hay peligro de una nueva guerra mundial"

“El objetivo primario del Estado Islámico es formar un califato o imperio en Iraq y Siria –aprovecharon la guerra civil siria para infiltrarse– y su meta a largo plazo es crear un imperio en todo el Medio Oriente y África”.

Foto: Perú21.
Foto: Perú21.

Ariel Segal,Analista internacional
Autor: Gonzalo Pajares.
gpajares@peru21.com

Un periodista estadounidense acaba de ser decapitado por los radicales del Estado Islámico (EI) en Iraq. Para entender lo que sucede en Medio Oriente buscamos a Ariel Segal, internacionalista y columnista de Perú21.

¿Qué está pasando en el norte de Iraq y Siria?
El tema es complejo. En el Islam hay dos ramas: los sunitas y los chiitas. Si bien Iraq tiene una mayoría chiita, la minoría sunita siempre fue dominante y gobernaba el país. Cuando EE.UU. invadió Iraq se produjo un gran vacío de poder. No hubo un plan de posguerra claro y se trató de imponer una democracia en un lugar donde nunca la hubo. Al inicio, las tropas aliadas lograron minimizar que grupos radicales sunitas y chiitas hicieran mayores masacres en su lucha por el poder, pero con el retiro de las tropas de EE.UU., el nuevo gobierno iraquí –democráticamente electo, pero frágil y poco consolidado, con un ejército débil, de mayoría chiita, que supuestamente respeta a las minorías pero, en la práctica, prioriza a los chiitas repitiendo el error en el que antes caían los sunitas– no ha sabido incluir, y esto ha creado conflictos entre los diferentes grupos étnicos y religiosos.

Iraq es un país complejo y fragmentado…
Lo que vemos hoy en el norte del país es a un grupo sunita fanático que, poco a poco, se fue armando gracias al apoyo de Al Qaeda, que también es sunita. Así nació el Estado Islámico (EI), que acaba de decapitar a un periodista estadounidense. El Estado Islámico quiere formar un imperio en Iraq y Siria y, luego, expandirse al Líbano, Jordania, Palestina, Israel y el norte de África. Si no se le detiene ahora el panorama es, eventualmente, el de una Guerra Mundial. Por lo pronto, ya conquistaron el norte de Iraq, donde vive un grupo étnico musulmán, en su mayoría sunita, pero que no es árabe: los kurdos.

Hablemos de los kurdos…
Casi todos los países del Medio Oriente y del norte de África tienen como origen la Península Arábica, donde nació el Islam. Sin embargo, hace muchos siglos en el norte de Iraq y partes de Siria, Turquía e Irán vive un pueblo de origen asiático llamado los kurdos. Cuenta con una cultura particular, pero lo que sí tiene en común con los pueblos árabes del Medio Oriente es que la mayoría es musulmana y sunita. Luego de la Primera Guerra Mundial, Francia e Inglaterra se dividieron el Medio Oriente y se crearon varios países. En estricta justicia, debió crearse uno para los kurdos, Kurdistán, que tiene continuidad territorial, pero los franceses e ingleses crearon estados artificiales y se los entregaron a líderes tribales árabes ignorando a los kurdos. Así, la mayor parte del Kurdistán pasó a ser parte de Turquía; la segunda mayoría kurda vive en Iraq, la tercera en Irán y la cuarta en Siria.

¿Cuál es la situación de los kurdos en Iraq?
Con la llegada de los Estados Unidos adquirieron un estatus de autonomía, con Parlamento propio y capacidad de tomar decisiones ‘regionales’. Al ser autónomos, allí no había presencia del ejército iraquí, su ‘ejército’ era una Guardia Nacional bastante débil, por eso al Estado Islámico (EI) pudo tomar la zona fácilmente. Ambos grupos son sunitas. El Estado Islámico mata, sobre todo, cristianos, drusos y yazidies, que es un grupo también sunita, pero místico: para el EI este elemento místico es inaceptable, una herejía y, por eso, los matan. Gracias a los recientes bombardeos realizados por los Estados Unidos en la zona estos yazidies no han sido más masacrados. Hoy el objetivo del Estado Islámico es tomar Bagdad, apoderarse de todo Iraq y extenderse hacia el oeste, hacia Siria. Allí gobierna (Bashar) Al Assad, un dictador sanguinario… pero laico, que es aliado de Irán, un estado enemigo por ser chiita.

¿Qué tan poderoso es el Estado Islámico?
Ya está en Iraq, Siria y el Líbano; su expansión es impresionante. Esto demuestra la poca capacidad de las potencias occidentales, que no fueron capaces de entender la dimensión y las intenciones expansionistas de esta gente. Como el nuevo gobierno iraquí no fue inclusivo, muchos sunitas moderados se radicalizaron y se unieron al EI con el fin de recuperar sus antiguos privilegios. El Estado Islámico está bien armado, pero si las potencias occidentales se pusieran de acuerdo podrían recuperar –con ataques aéreos, por ejemplo– los territorios que ha ido ganando y evitar más masacres. Occidente debió atacar al EI hace varias semanas, se hubiera evitado muchas muertes. El propio Vaticano ha dicho que hay que hacer algo para acabar con estas masacres y se ha manifestado a favor de los bombardeos de EE.UU.

¿Una intervención mayor de Estados Unidos no traería más problemas?
La gente que odia a EE.UU. siempre la culpará por todo: por lo que hace o deja de hacer. Estados Unidos es responsable por la situación de caos que hoy se vive en la zona –no debió invadir Iraq–, pero hay una situación concreta de masacre de inocentes y tiene que intervenir. Y si EE.UU. no quiere intervenir, que lo haga Rusia, Turquía, quien sea, pero que se salve a esta gente inocente.

AUTOFICHA

- “Cuando murió Mahoma, el Islam se dividió en chiitas y sunitas. Detrás de todos los radicales chiitas está Irán. Detrás de los radicales sunitas está Al Qaeda”.

- “Irán y Al Qaeda son enemigos, pero son expansionistas y cada uno quiere formar un Imperio: Irán uno chiita, Al Qaeda uno sunita”.

- “Obama no es un presidente dado a atacar. Si hoy lo hace en el norte de Iraq es porque hay una situación crítica: hay que salvar a miles de inocentes”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.