26.MAY Viernes, 2017
Lima
Última actualización 11:40 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

PPK toma aire

Compartir:

"Hay miedo en Gobierno por caso López Meneses"

“Nadine Heredia ya no es ni siquiera una primera ministra en la sombra, es la primera ministra de facto y se ve cómo ‘sus’ ministros se alinean detrás de ella. Su presencia ha diezmado la confianza en el premier César Villanueva”.

Foto: Martín Pauca.
Foto: Martín Pauca.

Javier Velásquez Quesquén,Congresista del Apr
Autor: Patricia Quispe V.
pquispe@peru21.com

El congresista del Apra, Javier Velásquez, defiende el fallo fiscal que exculpa a Alan García de un supuesto enriquecimiento ilícito, pero reconoce –aunque no explícitamente– que el perito Julio Mori, de militancia aprista, debió inhibirse de investigar a su líder.

La Procuraduría ha solicitado al Fiscal de la Nación un nuevo peritaje al patrimonio del expresidente Alan García.
Es una solicitud de parte sobre la cual tomará una decisión la Fiscalía. Lo que está en cuestión son observaciones éticas, pero el tema de fondo, el valor sustantivo del peritaje, es incuestionable. Esta es solo una actitud con sesgo partidario.

¿No le preocupa que en un nuevo examen el resultado sea adverso a García?
De ninguna manera porque las cifras están claras. Han pasado 72 horas del informe y el procurador nacionalista no ha podido presentar un documento que distorsione la información que se ha dado. Eso es lo más importante, el resto son situaciones pintorescas.

El carné aprista le restó imparcialidad al perito Julio Mori.
No. Lo que resta imparcialidad es decir que se ha alterado una cifra u ocultado una información. Ahí está todo para que lo revisen. Con ese criterio habría que juzgar la imparcialidad del señor Arbizu que hace dos años impulsa denuncias contra los adversarios del régimen.

Pero él no es parte de la investigación fiscal, ni está cuestionado por una supuesta falta de neutralidad.
Hay un error en el enfoque de la investigación. El peritaje no obliga al Fiscal de la Nación a emitir su dictamen en uno u otro sentido, ha sido un equipo de profesionales, y quien ha hecho condición sobre ello es el Fiscal de la Nación.

Su compañero Omar Quesada, sin embargo, afirma que fue una torpeza que el peritaje haya sido hecho por un aprista.
No comparto esa opinión. Lo que sí podría generar preocupación es que se haya ocultado una cifra, pero al final la información es la misma que el expresidente entregó hace diez meses.

¿No reconoce que hubo una falta ética, que el perito debió inhibirse de intervenir?
Él renunció al partido en 2004 o 2005. Yo no lo conozco, y las consideraciones éticas responden a cada persona al momento de actuar como profesional.

¿Usted se hubiera inhibido?
Lo hubiera hecho.

Él debió inhibirse entonces.
Sí, pero yo no soy el señor Mori, y eso de ninguna manera afecta la validez del trabajo. ¿Cómo no dijo nada Arbizu cuando el Fiscal de la Nación archivó el caso cuando el ministro Cateriano y Juan Jiménez fueron a ver al presidente de la Corte Suprema para inducir la sentencia de una juez en un sentido que al Gobierno le interesaba?

¿Hubo negligencia del fiscal Peláez en este caso?
No soy quien para juzgar al Fiscal de la Nación. Él ha hecho su trabajo y lo está defendiendo.

En cuanto a la comisión que investiga el caso López Meneses, ¿no ha empezado con el pie izquierdo por el secretismo de su primera sesión?
Esta comisión no puede ser el circo de la ‘megacomisión’ que hace sesiones reservadas y filtra las declaraciones y las conclusiones; tampoco el hazmerreír de la Comisión de Fiscalización que por hacer sesiones públicas ha dado un triste espectáculo en la investigación al expresidente Toledo. El reglamento es claro y establece que todas las sesiones son reservadas.

¿Cree que la comisión podrá llegar a una conclusión veraz en este caso?
Espero que sí. Los siete miembros entendemos cuáles son nuestras responsabilidades y le hemos encargado a una persona que presida la comisión, pero no que decida. Se tomarán acuerdos democráticos, y no como en la ‘megacomisión’ donde Tejada ha levantado secretos bancarios, imputado responsabilidades con documentos apócrifos y hecho conclusiones que formarán parte de la bibliografía de actos de hechicería montados por un parlamentario.

¿Hay un vínculo claro de López Meneses con el Gobierno?
Sería prematuro tener una conclusión. Lo concreto es que hubo 18 meses de protección policial indebida y el desplazamiento de unidades operativas y de efectivos de la Policía que, en ningún caso, pueden significar lo que ha dicho Humala, que son actos de corrupción de cuatro generales y coroneles que cobran prebendas a cambio de custodia.

Un despliegue de ese tipo tiene que venir de arriba. ¿Órdenes de Palacio?
La investigación tiene que establecer quién dio la orden. Habrá que determinar si es parte de un sistema de Inteligencia paralelo que se montó para perseguir, reglar y chuponear a los adversarios del régimen. Humala dice que es un acto de corrupción. Entonces, ¿Por qué cae el ministro del Interior y no el director de la Policía? ¿Por qué cae Villafuerte y no el director de la DINI? Hay mucho miedo en el Gobierno por este caso.

Ulises Humala afirma que hay un poder paralelo y que lo controla Nadine Heredia.
Es una apreciación política que tendría que tener sustento…

Que se gesta porque la señora Heredia asume un rol que no le corresponde…
La señora Humala tiene un protagonismo natural, democrático. A lo que no hay derecho es a que se le haya construido una plataforma para que se desplace y actúe como un funcionario público sin responsabilidades. El único elemento que podría vincular ese hecho son las declaraciones del ministro de Defensa que le pedía luz verde para hacer compras militares.

Eso refuerza la tesis del poder paralelo.
Pero no nos lleva a una conclusión. De repente ese señor era franelero, quería cuidar el cargo y pedir permiso o se ufanaba de ello.

¿Por qué el Gobierno se rodea de personajes confrontacionales como Cateriano o Abugattás cuando debería buscar consenso?
Tiene mucho que ver con la inexperiencia y su incompetencia para gobernar. Todo lo avanzado en cinco años no se ha paralizado, pero ha disminuido drásticamente la velocidad del crecimiento, la reducción de la pobreza, la promoción de las inversiones. No tienen nada que mostrar porque en dos años y medio se han dedicado a perseguir al gobierno anterior; lo que han hecho es distraer al gobierno en un enfrentamiento con la oposición.

¿En ese contexto cómo queda el premier César Villanueva?
La verdad es que su entusiasmo contagió al Parlamento y sacó más votos de confianza de los que tenía previsto. Es un hombre honesto, de buena fe, pero a más de un mes de iniciada su gestión, esa confianza ha sido diezmada nuevamente por la presencia de la señora Humala.
Lamentablemente no ha logrado empoderar el cargo.

¿Nadine Heredia es la primera ministra de facto?
Sí, claro. Ya ni siquiera es una primera ministra en la sombra, es la primera ministra de facto. Es la vocera del gobierno y usted ve cómo ‘sus’ ministros se alinean detrás de ella o cómo la implementación y anuncios de políticas públicas más importantes los hace ella. Obviamente ha tomado muchas de las competencias del primer ministro.

AUTOFICHA

- Javier Velásquez Quesquén es abogado y tiene una maestría en Derecho Constitucional de la Pontificia Universidad Católica. Fue elegido congresista por primera vez en 1995. Este es su cuarto período congresal.

- Durante el gobierno aprista fue titular de la Comisión de Fiscalización durante cuatro años. En el año 2008 fue elegido presidente del Congreso de la República.

- En julio del año 2009 fue nombrado presidente del Consejo de Ministros, cargo que desempeñó durante un año y dos meses. A la fecha es uno de los siete integrantes de la comisión que investiga el caso López Meneses.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.