20.JUL Jueves, 2017
Lima
Última actualización 03:39 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Guerra de tronos

Compartir:
Julia Príncipe: “Esta situación es una clara injerencia del Poder Ejecutivo”
Opinión

“¿Y qué querés que te diga?” es la típica respuesta argentina a todo problema.

Juan José Garrido,La opinión del director
Desde Davos

“¿Y qué querés que te diga?” es la típica respuesta argentina a todo problema. Es cómo decir: “está fuera de nuestro alcance”. Y la verdad es que está en su alcance, está en su poder cambiar el patrón de crisis crónicas que subsisten. Que no lo hagan, o que no quieran hacerlo, es muy distinto.

De lejos, Argentina ha sido el país con el mayor potencial de América Latina. De hecho, estaban a la par con los países europeos más avanzados a comienzos del siglo XX. En 1910 sus ingresos representaban el 80% de los ingresos norteamericanos (para entonces, la primera economía mundial). Ningún país latinoamericano ha estado siquiera cerca de dicho ratio; hoy es menos del 30%.

Argentina no llegó a ese nivel de desarrollo por la gracia divina. Si tuviéramos que resumir su agenda a mediados del siglo XIX, el mérito es de un hombre, Juan Bautista Alberdi, y de un conjunto de ideas revolucionarias para la época: libertad empresarial y comercial, de tránsito y de trabajo, estricto respeto a las leyes y a los derechos de propiedad, inversión en infraestructura (trenes y puertos) y educación (fue uno de los primeros países en universalizar la educación gratuita a nivel escolar en 1884).

Ocurrió lo que tenía que ocurrir: los inmigrantes llegaban a las pampas y a las ciudades a invertir y a desarrollarse, a sentar familia y empresas. Súmenle a ello la riqueza agrícola, ganadera, minera y gasífera, y saquen sus conclusiones. Entre 1850 y 1890 la población se multiplicó por 3 y la economía casi por 6.

Todo colapsó cerca de 1930; entre la crisis económica mundial y el ascenso al poder de un grupo de militares populistas, el sueño argentino se convirtió en una pesadilla. Impuestos, regulaciones, confiscaciones… ya se imaginan. Luego, ya lo sabemos, llegó el más grande populista, el general Juan Perón, y desde ahí hasta ahora. El peronismo ha gobernado, sea desde la derecha o la izquierda, desde 1946. Consejo: ¡dejen de llorar a Eva y recuerden a Bautista!


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.