27.JUN Martes, 2017
Lima
Última actualización 07:02 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Última carta

Compartir:
Opinión

La Unidad de Medición de la Calidad Educativa del Ministerio de Educación dio a conocer importantes avances obtenidos por los estudiantes del país.

En comprensión lectora, de 33% que en el 2013 tenía una comprensión “satisfactoria”, la cifra subió a 43.5% (las otras variables son “en inicio” y “en proceso”). Lo malo: se mantienen hondas diferencias entre el ámbito urbano (49.7%) y el rural (16.7%). La gestión no estatal consigue un mejor resultado (57.4%) que la estatal (38.1%). En matemática, el aumento es de 9.1%; aquí la diferencia entre gestión estatal (25.7%) y no estatal (26.4%) es mínima, a pesar de que la última incluye el ámbito rural, donde los privados casi no existen (no es negocio).

En educación cultural bilingüe, la región aimara y las quechuas tienen un mejor rendimiento que la awajún y la shipiba en el castellano como segunda lengua, pero esto se equipara en la comprensión de textos en lengua originaria. Sin embargo, queda claro que la Amazonía requiere que atiendan mejor sus complejos requerimientos.

Hay que saludar el esfuerzo de profesores –tan satanizados–, estudiantes y autoridades del gobierno anterior y, especialmente, del actual. La ex ministra Patricia Salas puso énfasis en el aprendizaje, la política docente y la modernización de la gestión; el ministro Saavedra le dio continuidad, ajustó la gestión y agregó la infraestructura como una prioridad.

No obstante, la clave es la política docente. En la gestión de Salas se mejoró el acompañamiento docente y se aprobó la nueva ley, así como el Marco del Nuevo Desempeño Docente (2012). Saavedra, desde octubre del 2013 y basándose en los instrumentos legales aprobados, realiza una buena gestión de las evaluaciones de los docentes e impulsa adecuadamente la carrera magisterial.

El énfasis debería ponerse en cerrar las brechas que aún existen entre el área rural y la urbana, y entre la Amazonía y la costa, siempre considerando que el Estado provee la educación en el ámbito rural, precisamente la que requiere un extraordinario impulso mayor.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.