22.MAY Lunes, 2017
Lima
Última actualización 12:32 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Cortó por lo sano

Compartir:
Se hallan irregularidades en adenda y Contraloría denunciará a 10 funcionarios
Opinión

Los efectos económicos del último fenómeno El Niño parecen devastadores por la magnitud de los daños ocurridos en comparación con los de 1983 y 97-98. No solo por los 107 fallecidos, más de 160,000 damnificados, 1’000,000 afectados, miles de kilómetros dañados (3 veces más que en el 97-98; 2,500 km vs. 720 aprox.) y centenares de puentes destruidos, sino también por el impacto en actividades productivas.

Sectores como la agricultura (pérdida de cultivos), comercio exterior, minería, y las Mypes han sufrido, incluyendo el incremento de costos de transporte y logísticos. El norte ha sido el más afectado y los esfuerzos de reconstrucción deben ser una oportunidad para que este gobierno esté pensando en el siguiente “niño”, que es cada vez más agresivo a consecuencia de los cambios climáticos que lo acentúan.

La educación ha perdido horas de estudios recuperables, también locales e infraestructura.

El sector salud tendrá la labor adicional en el control de epidemias por agua empozada, descomposición, insectos y plagas que acechan.

Las cifras de reconstrucción no se conocen, algunos mencionan hasta US$15,000 millones. El asunto no solo es de dónde obtenerlos sino cómo priorizar los recursos que tenemos y sobre todo utilizarlos y gastarlos con pulcritud y eficiencia. Puentes que no se “desplomen”, carreteras que transiten por lugares con menores riesgos de desastres, encauzamiento de ríos, reordenamiento territorial estricto, entre otros. Los recursos siempre serán escasos para las necesidades del Perú.

¿El Niño costero afectará nuestro crecimiento de este año, que no será de 3%, a menos de 2%? Este crecimiento dependerá en buena medida de la inversión pública, tras el “niño”, y qué tan rápido se pueda gastar.

Las inversiones públicas permitirían beneficiar la construcción, cemento, acero, pero no será suficiente para contrarrestar los enormes daños ocasionados.
El Niño también ha tenido efectos políticos en la popularidad de PPK, en su gabinete, en Castañeda y en los gobiernos locales y regionales, etc.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.