26.ABR Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 04:33 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¿Aló? ¿Aló?

Compartir:
Opinión

“Ahora resulta que la C-93 o el modelo de libre mercado y que no hubo ‘renovación institucional tras el fujimorato’ tienen la culpa de lo sucedido… ¡Disparates! Esto también ha ocurrido en países izquierdistas (el mismo Brasil)”.

-Existe una seria responsabilidad de la Universidad del Pacífico ante el Perú por el informe hecho el año 2006, donde José Luis Bonifaz, Roberto Urrunaga y Carmen Astorne, de su Centro de Investigación (CIUP), justificaron la construcción de la Interoceánica Sur, como acaba de denunciar Fernando Vivas en EC. La obra se encuentra en http://repositorio.up.edu.pe/bitstream/handle/11354/246/DT81.pdf?sequence=1&isAllowed=yhttp://repositorio.up.edu.pe/bitstream/handle/11354/246/DT81.pdf?sequence=1&isAllowed=y. Lean por lo menos las conclusiones… ¡Es alucinante cómo en la página 125 se afirma que será tan beneficiosa como la mina Las Bambas! Gustavo Yamada y Cynthia Sanborn, responsables del CIUP, le deben una explicación a la sociedad por este informe. Y es menester indagar qué tanta relación tuvieron las constructoras brasileñas con nuestras universidades. Por ejemplo, Odebrecht financiaba los premios IPYS junto a la PUCP.

-Ya comenzó la “intelligentsia” roja a crear una narrativa interesada sobre esta corrupción brasileña, para contar la historia de acuerdo a sus intereses. Ahora resulta que la C-93 o el modelo de libre mercado y que no hubo “renovación institucional tras el fujimorato” tienen la culpa de lo sucedido… ¡Disparates! Esto también ha ocurrido en países izquierdistas (el mismo Brasil). Aquí muchos habrían pecado con la C-78 o con el velascato, y como decía el general mexicano Obregón: “Nadie le resiste a un cañonazo de un millón de dólares”.

-La verdad es que todos los países latinoamericanos afectados por la política de Estado del PT de Lula & Dilma y las constructoras cariocas –o sea, usar sistemáticamente a la corrupción para hacer negocios y crear países-satélites de Brasil– deberían retirar sus embajadores un tiempo de Brasilia. Brasil se merece un “cordón sanitario” diplomático.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.