27.JUN Martes, 2017
Lima
Última actualización 07:02 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Última carta

Compartir:

"En los 90 nos gobernó el crimen organizado"

“Los académicos dicen que, después de procesos anticorrupción, se puede producir un fenómeno de ‘recorrupción’, es decir, el embate inverso de la corrupción, su regreso, que puede ser peor. Hoy vivimos este peligro evidente”.

Foto: César Fajardo.
Foto: César Fajardo.

Autor: Gonzalo Pajares.
gpajares@peru21.com

José Ugaz fue el encargado de investigar la corrupción profunda del gobierno de Alberto Fujimori. Allí descubrió una organización criminal presente en todos los ámbitos de nuestra sociedad dedicada a saquear al país. Acaba de publicar Caiga quien caiga (Planeta), que recoge su testimonio de aquellos años. En el libro hay amantes despechadas y brujas como consejeras presidenciales, cardenales, periodistas y congresistas supuestamente asesinados por Montesinos y demás historias que muestran a un país en descomposición. “Así como somos ‘chichas’ en el transporte, lo somos en la corrupción: somos corruptamente ‘tropicales’”, nos dice..

¿Fujimori y Montesinos fueron cómplices?
No cabe duda. Eso no solo está demostrado por una sentencia judicial, sino por los hechos que se han documentado todos estos años. La tesis del incauto es la que Fujimori ha querido vender. Sin embargo, los hechos nos demuestran todo lo contrario. Es más, el propio Montesinos, cuando huyó, dijo en RPP lo siguiente: “Señor Fujimori, no se esconda en las faldas de las geishas; usted sabía exactamente lo que hacíamos juntos”. Además, colaboradores y testigos dijeron que Fujimori recibía una maleta semanal de dinero del Servicio de Inteligencia. Hay demasiadas evidencias como para creer que Fujimori fue engañado por Montesinos.

¿Cuánto le robaron Montesinos y Fujimori al país?
Hay distintas versiones: las más conservadoras hablan de US$600 millones; las más audaces, de US$6 mil millones. Alfonso Quiroz, en su libro Historia de la corrupción en el Perú, calcula que fueron US$4 mil millones. Una buena parte de ese dinero fue para Fujimori; otra, para la organización criminal que montó con Montesinos, y otra se la llevaron los distintos actores de su red. Yo me pregunto: ¿de qué ha vivido Fujimori todos estos años?, ¿con qué pagó sus abogados?, ¿con qué pagó sus campañas?

En los 90, ¿el Perú fue un narcoestado?
Teníamos un asesor superpoderoso que había defendido a narcotraficantes y que tenía vínculos con esas organizaciones. La red criminal que gobernaba el Perú obedecía, entre otros intereses, a los del narcotráfico. Hoy somos un país infiltrado por él. Los cárteles mexicanos están operando en el Perú. En el Congreso hay parlamentarios proclives al narcotráfico, y este tiene impacto en el Ministerio Público, en el Poder Judicial, en la Policía.

Cuenta en su libro que Fujimori le dijo que consultaba a una bruja antes de tomar decisiones importantes…
Me lo dijo absolutamente en serio, en tono confidencial: “Hace mucho tiempo que consulto a una bruja, y siempre han sido muy acertados sus consejos. He tomado decisiones de alto nivel al amparo de sus recomendaciones. Y hoy me ha dicho que Montesinos está por Chosica o Chaclacayo, así que haga las pesquisas en esos lugares”.

Era un gobierno macondiano.
Y corrupto, con un personaje autoritario, que sabía exactamente lo que pasaba y le interesaba poco que el erario público se saqueara y se perjudicara, así, a los más pobres del país. Fujimori era narcisista, disfrutaba del poder autoritario y del reconocimiento por haber, supuestamente, derrotado al terrorismo y corregido la economía… hechos que hoy sabemos no son del todo ciertos.

¿La corrupción es un mal endémico de nuestra sociedad?
Sí. En su libro, Quiroz nos explica que, en la Colonia, los virreyes no venían por méritos propios, sino por haber comprado el cargo. Entonces, llegaban a cobrarse, a saquear al país. Esta tradición no ha sido rota. Nuestra clase política ha sido incapaz de generar un proyecto nacional de integridad y en beneficio de las mayorías del país. Y, a pesar de la corrupción institucionalizada de los 90, no aprendimos la lección.

¿Cómo fue la corrupción del fujimontesinismo?
El fujimorismo perfeccionó nuestra corrupción tradicional: antes tuvimos gobiernos corruptos, pero nunca una red que capturó todo el poder, tomó la cosa pública y controló las instituciones. Fujimori y Montesinos industrializaron la corrupción, la hicieron empresarial, eficiente, organizada. Algo así nunca antes lo habíamos vivido. Hoy hay nichos de corrupción, pero no una organización criminal en el poder.

¿Eso significa que hoy hay menos corrupción?
No. Cualitativamente, hoy el crimen organizado no nos gobierna, como sí lo hizo en los 90. Cuantitativamente podemos tener igual o mayor corrupción económica. La corrupción degrada a las instituciones. Por eso, hasta hoy no podemos tener un PJ, una Fiscalía, una Policía, unas FF.AA. limpias. Todo esto es una secuela de los oprobiosos 90.

¿Fujimori y Montesinos son los personajes más corruptos del Perú en el siglo XX?
Sí.

¿Y Alan García?
Guardemos las proporciones. Repito: si en los otros gobiernos –incluido el de Alan García– hubo mucha corrupción, esta nunca estuvo articulada, organizada e institucionalizada como en los 90.

AUTOFICHA

- Decidí escribir Caiga quien caiga porque la memoria me estaba fallando y había que documentar lo que me tocó vivir durante mi etapa como procurador.

- No puedo decir que, como procurador, perdí dinero, pero no hubo ni enriquecimiento ni aprovechamiento. Lo que sí gané fue prestigio.

- Soy un activista anticorrupción. Pertenezco a Transparencia Internacional. Cuando fui procurador me iniciaron 75 procesos, los gané todos. Solo uno se judicializó.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.