26.ABR Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 12:20 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

¿Aló? ¿Aló?

Compartir:

Uso de la palabra

Craso error el de la bancada de Fuerza Popular en presentar un proyecto de ley de medios de comunicación. No solo inoportuno, vivimos una tragedia nacional, con ciudades devastadas, peruanos sin amparo sumidos en la más profunda carencia de todo y con un futuro riesgoso por las enfermedades que ya están padeciendo. También es una propuesta inútil, porque significa que el Estado o el gobierno estarán por encima de medios que son privados. Un consejo de vigilancia termina siendo una intervención política en los medios de prensa. No puede dejarse de lado que Chile y otros países cuentan con un consejo regulatorio que –como nos comentó un colega chileno en la época– hubiera impedido que saliera una emisión del programa televisivo ‘Fuego cruzado’ que trató sobre el insulto (‘hijo de puta’) que Hernando de Soto lanzara a Mario Vargas Llosa. Estuvo la flor y nata del fujimorismo y de los ‘vargasllosistas’. El amigo chileno fue claro, “en mi país no aparecía esa emisión”.

Aunque no debió ser así, el fenómeno de El Niño nos cogió calatos y sin papeles. Con lógica, el gobierno pide no politizar la desgracia. Debe aplicarse para todos y no implica callar. La caída de un puente en Lima, son 156 los derrumbados en el Perú, trajo un cargamontón contra el alcalde. Las carpas que está instalando la municipalidad no son relevantes para ciertos ojos, solo está el puente que en un pensamiento delirante de odio debió resistir la furia de la naturaleza. En realidad, se trata de una campaña que viene desde los pasquines digitales y otros medios que sistemáticamente atacan al burgomaestre. Y cuando hay campaña, hay política e intereses, siempre subalternos.

En un colegio de la incontrastable ciudad de Huancayo, el presidente del Perú lanza dos frases en inglés: ‘I love Huancayo, I love the Sierra’. Probablemente alberga la secreta esperanza de contribuir, aunque fugazmente, al aprendizaje de esa lengua extranjera. No se han numerado los errores presidenciales. Este es pequeño. Sin embargo, los niños y niñas pueden haberlo visto como un turista y –por qué no– como un gringo. PPK conoce bastante el Perú, ha realizado la peregrinación al Ausangate, ha recorrido Junín, pero… El flamante presidente de Confiep plantea no realizar los Panamericanos para dedicar ese dinero a reconstruir el norte del Perú, apabullado por el fenómeno de El Niño. Aún no sabemos con certeza si se trata de un niño, un niñato o un viejo. Estamos en Babia y las autoridades más. Los Panamericanos cuestan US$1,200 millones y andan atrasaditos, según Contraloría. Sin embargo, el titular de Confiep no se anima a exigir al gobierno que no continúe con el despropósito de gastar la bicoca de US$5,400 millones en la costosísima refinería de Talara.

La fe no entiende de razones, solo de lealtades. La campaña de lo rosadito y celestito ha devenido en una nueva bandera, a la que lo honesto sería añadirle el color naranja, pese a que esto no le haría ningún favor al movimiento religioso, ni al político. Lo cierto es que la motivación de la marcha se vició cuando el tema se politizó: un locutor de radio abiertamente machista y homofóbico decidió subir al estrado para pedirle a la lideresa naranja que saque a la ministra de educación. A ver, ¿cómo era? ¿No era una marcha contra el currículo escolar? ¿O era una marcha para empoderar a la señora naranja? Lo cierto es que a estas alturas ya da igual, porque el bravucón terminó sin auspicios y fue separado de la radio en que trabajaba, para ser absorbido con todos sus odios por otra, como era de esperarse.

Muchos se preguntan quiénes asesoran al presidente y al premier. A veces parece que nadie. La inquietud tiene su razón en la cantidad de desaciertos del gobierno que se evidencian en una vertiginosa caída de la aprobación presidencial. El desatino más elocuente son las declaraciones de varios ministros respecto al desempeño de la Procuraduría Anticorrupción. El premier tuvo expresiones poco ecuánimes sobre este tema, afirmando que el pedido de investigación a Martín Vizcarra se basa en una foto, que no tiene pies ni cabeza, que es extraño que se investigue al presidente cuando –según él– ya aclaró todo lo concerniente a los depósitos recibidos por PPK de una cuenta “offshore”.

Justo ahora que nuestros hijos vuelven a clases, el abuso infantil se convierte en un tema recurrente y aberrante. Pero no nuevo. Las estadísticas del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables señalan que aproximadamente 72% de los casos de violación en el Perú se da en menores. Durante el año 2015 fueron agredidos sexualmente unos 5 mil niños y niñas. Estas cifras solo pueden recogerse de las denuncias, pero obviamente muchos niños callan por temor y cargan hasta adultos con una historia tan injusta como para hacerlos sentir sucios por algo que fue claramente un abuso y un delito.

El Perú se volvió el reino de la sospecha, algo nocivo para que la economía florezca un poquitín siquiera y para que la gobernabilidad exista, aunque en grado mínimo. El abogado Wilfredo Pedraza siempre tuvo algo de candor y buenas intenciones, pedir que las agendas de Nadine Heredia sean invalidadas como prueba es, realmente, un exceso que esperamos que el Poder Judicial detenga. Ya escuchamos a ex procuradores afirmar que las prístinas anotaciones diarias de Heredia no valen un mango. ¡Por favor!

Y nosotros los ciudadanos de a pie. Corrieron ríos de palabras, opiniones duras contra la tramitología: que paralizaba el crecimiento del PBI, que era el monstruo de las mil cabezas y que los decretos de urgencia serían un buen porcentaje de la solución. Pero vemos que algunas de la normas dictadas conducen a… la tramitología y/o a la ineficiencia del maleado Estado. El gobierno, vía decreto, dispuso que se contrate a profesionales con bachillerato como personal altamente calificado para puestos de confianza. Adiós, licenciatura. Es discutible ciertamente, pero ya es una ley.

Estoy profundamente afectada por la implicancia en investigaciones sobre actos de corrupción de nuestros ex mandatarios, el doctor Alan García, el economista y catedrático Alejandro Toledo y la doctora Karp, el teniente coronel en retiro Ollanta Humala y la ex primera dama Nadine Heredia. Como si eso fuera poco, hoy leo en los diarios que los hijos del ex presidente Fujimori, profesionales todos, están implicados en lavado de activos. Esta situación afecta negativamente la imagen de nuestra patria y nos empobrece económicamente y a nivel político, pese a los logros democráticos conseguidos en los últimos años.

La corrupción en nuestro país reventó como desagüe viejo. Algunos la conocían porque han participado de ella, otros vemos atónitos que este huaico tiene para largo. Lamentablemente, la ciudadanía percibe la debilidad del gobierno. Sus acciones frente a los desastres naturales carecen de reflejos. Chiclayo y su cementerio se inundaron. No hay motobomba que venga en auxilio y drene las aguas. El dengue aparece en Lima y provincias. El presupuesto tardíamente destinado es de 50 millones de soles, no parece suficiente. La prevención falló y –cereza de la amarga torta– en Chosica se robaron los pluviómetros.

El calor atosigante que vivimos es propicio para andar calato. El clima político, enrarecido también, es favorable para el “deshabillé” y que de rey a paje, digan todos y cada uno ‘su verdad’ (hermosa frase de nuestras vedettes). ¿En qué consiste la verdad? La respuesta resulta obvia: en declarar públicamente si algún político: ministro, ex ministro, candidato, ex candidato, congresista, ex congresista, alcalde, ex alcalde, gobernador regional, ex gobernador regional, procuradores, ex procuradores, funcionario, ex funcionario, periodista, comunicador, abogado, ex abogado; perro, gato o lo que fuera, tuvo relación con Odebrecht –la empresa más organizada en lo que a corrupción se refiere– o alguna otra empresa del grupo Lava Jato.

El llamado informe Bernales sobre las irregularidades de los ascensos en las FF.AA., principalmente en el Ejército, durante el gobierno de Ollanta Humala merece el reconocimiento de las fuerzas democráticas, que deberíamos ser mayoritarias. Infelizmente no es así. No fue el prestigioso jurista quien analizó lo ocurrido durante ese malhadado régimen. Qué va, fue una comisión, designada con acierto por el presidente Kuczynski, integrada por miembros de las FF.AA. en retiro.

Se equivoca la ministra de Justicia al decir que la cómoda estancia médica del procesado Martín Belaunde Lossio (MBL), vinculado a la corrupción de gran escala, solo respeta su derecho a la salud. Anteriormente ella defendió con ardor a un regidor ‘pegalón’ de su partido. Desbarró. También con la Ley de Transparencia que viene de publicarse. Para los entendidos, es peor que la anterior, no transparenta nada y sepulta mucho.

Lima se está modernizando y son dos corrientes las que lideran ese avance. Una es la de Castañeda, adicto a by-passes, tréboles, vías rápidas, etc., llenando la ciudad de carreteras al estilo Los Ángeles o Miami, en las que no existe más la posibilidad de andar en bicicleta porque morirás aplastado, “por lorna”. La otra tiene en su versión joven y radical al alcalde de San Isidro, Manuel Velarde, y en su versión más moderada a Jorge Muñoz, de Miraflores.

Los adolescentes de los vertiginosos años sesenta recordarán esta contagiosa canción, entonada posteriormente por Bob Marley. Eran épocas pacatas y la letra fue de gran impacto. Aún ahora resulta inquietante. Versa sobre un hijo que pide permiso a su padre para casarse con una linda chica. Este le responde que es su hermana y que su madre no lo sabe. Encuentra otra novia, le cuenta al padre nuevamente y le dice que es su tía, pero que su abuela no lo sabe. Hastiado, el joven va donde su madre, quien le confía que su padre no es el verdadero, pero que este no lo sabe. Oh escándalo.

No voy a entrar en la cursilería de lamentar la muerte de estrellas de Hollywood o músicos famosos, quienes, si bien me han alegrado la vida, lo pueden seguir haciendo vivos o muertos, pues igual nunca tendré la oportunidad de conocerlos realmente y disfrutarlos. No haré dramas por todo lo que el 2016 se llevó de nuestras pantallas, prefiero celebrar lo que me trajo la realidad.

Tengo una lista larga e imposible, pero da igual, ni entran en tu trineo, ni vendrás, ni existes. Por eso mismo voy a pedirte muchas cosas que, para nada, dependen de ti.

Esperemos que se pasen las elecciones, decíamos, antes de emprender proyectos o tomar decisiones, ante el contexto de incertidumbre y conflicto político que nos tocó vivir. Pero ya pasaron seis meses y nada se calma. Estamos sufriendo los mismos síntomas que padece una familia donde los padres están en constante mechadera. No se pueden hacer planes, nunca se sabe en qué acabará un evento importante, quién tirará la puerta y se largará, quién insultará al otro, quién boicoteará cualquier intento de avanzar, proyectar, emprender, planear.

La indignación es masiva. Ver a tantos congresistas metiéndonos un cuchillo en la garganta, masacrando al ministro de Educación, gritándolo, pidiendo su cabeza, ha sido, por decir lo menos, feísimo. Se nota, pues, que quieren bajarse la nueva Ley Universitaria y esa motivación es tan violenta, que miles de jóvenes y adultos tendremos que salir a las calles a gritarlo este lunes, y no porque estemos en contra de un partido político sino porque con la educación, simplemente, no se juega.

“Con mis hijos no te metas”. Este solemne enunciado da nombre a una agrupación que pretende que sus hijos no aprendan nada sobre igualdad de género. Ellos quieren seguir en la cueva. Una cueva donde la ignorancia se venera, para que todos estén a salvo de quienes pretenden “promover la homosexualidad”. Yo les sugeriría hacer una encuesta nacional en la que le pregunten a los homosexuales si necesitaron promotores para ser lo que son. Así, de paso, se sinceraría un dato urgente y que esperamos sea tomado en cuenta por el próximo censo nacional: Se presume que del 8 a 10% de la población peruana es homosexual, pero a ningún gobierno le ha dado la gana de medirlo, pues esa premisa se niega desde la configuración misma del sistema censal. Como si negándola se pudiera lograr su desaparición…

Nos estamos incendiando hace meses y los motivos son varios y distintos: cambio, negligencia, necedad, cambio climático, etc. La tragedia de Cantagallo, al margen de la responsabilidad de Castañeda en cuanto a reubicación y proyectos inhumanos, se hubiera podido evitar si no existiera la necia costumbre de generar apagones en las comunidades para obligar a la gente a ir a reuniones o asambleas, pues al no tener aparatos prendidos se acercan a eventos que las autoridades consideran obligatorios. El niño que se quemó fue víctima de los estragos de una vela prendida y la vela fue producto de la costumbre más primitiva que pueda existir en el mundo que es, insisto, dejar a la gente a oscuras para obligarla a asistir a un evento. El resultado es lamentable.

Esta ha sido una semana de muy alto voltaje emocional. Empezó con la expectativa de una luna inusual y la gente salió a la calle a mirarla. Llovieron los selfies y algunos seres se comportaron de manera extraña. Una luna así altera las mareas y las aguas en general, y no está de más recordar que la Tierra y los terrícolas somos mayormente agua. Si observamos, incluso en Lima, veremos todos los meses lunas muy grandes, auspiciosas e influyentes, pero para eso es necesario estar más cerca de nuestras ventanas y balcones, y menos de nuestras pantallas.

Miro y vuelvo a mirar a la ex candidata gritándoles, a quienes pensaban que estaba deprimida, que eso es de perdedores. Más allá de la reacción, políticamente correcta, de los que acusan el contenido discriminatorio de sus palabras, lo que me llama la atención es su expresión corporal. Me fijo en su ceño fruncido, en sus cachetes inflamados, en ese cuerpo que arremete y pechea como gallo de pelea con cada palabra, en esa voz tan parecida a la del estereotipo de mujer malvada de Disney, como la guapísima Maléfica cuando pierde poderes.

Uno de los finalistas de los premios a la creatividad empresarial que entregará la próxima semana la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas es la empresa petrolera argentina Pluspetrol. La distinción tiene que ver con el trabajo de Pluspetrol en Camisea, la selva sur, región Cusco.

Hace un par de días fui etiquetada en el Twitter por el señor Sergio Burga Álvarez, quien adjuntó un link con una investigación sobre homosexualidad: basada en sus propios estudios, la sicóloga Lisa Diamond afirma que no se nace gay. Sergio Burga escribió, burlándose de mi orientación, en tono de triunfo, que yo podía “volver a ser heterosexual”. Yo misma soy de la idea de que la homosexualidad puede ser, y muchas veces es, una opción, y que el argumento para defender nuestros derechos jamás debería ser “no es mi culpa, así nací”, porque plantea una compasión innecesaria, ya que las libres opciones también se protegen con leyes… de modo que el supuesto descubrimiento de Diamond debería tenernos sin cuidado. Sin embargo respondí el tuit de Burga con palabras muy fuertes, porque me indignó su motivación, absolutamente violenta. Pero él continuó atacándome y me ofreció presentarme a un tal Everardo Martínez para que me “reoriente”, un sicólogo mexicano mercachifle que publica videos en YouTube explicando cómo “derrotar” la homosexualidad.

Aún no sabemos si el reciente incendio en El Agustino fue provocado o no. Como ocurre siempre en nuestro país, se extendió un manto de duda a raíz del caso de supuesta corrupción del médico Carlos Moreno. La sospecha sobre lo intencional del incendio sirvió a ciertos intereses políticos. No pudo, sin embargo, aplacar el dolor y la tristeza que sentimos todos los peruanos por la muerte de los valerosos bomberos Alonso Salas, Raúl Lee Sánchez y Eduardo Jiménez. Fallecieron salvando a otros, se inmolaron.

Las Bambas. Temas que se ponen de moda durante unos meses y luego vuelven al olvido. Los conflictos mineros necesitan una comprensión más profunda. Estuve en esa zona hace un año, cuando empezaron las protestas contra lo que los campesinos consideran una falta de información sobre los cambios en el estudio de impacto ambiental de la minera MMG. Los detalles los podemos leer en uno y otro link: los muertos, el impacto que temen los campesinos de Cotabambas y Grau en sus tierras y aguas, el crecimiento efímero de Chalhuahuacho, un pueblo que obtuvo 18 mil puestos de trabajo cuando se inició la construcción de la mina y que ahora solo tiene 4 mil. Lo insostenible que es ese “progreso”, a costa del empleo no calificado, avalado por la ausencia del Estado, que delega el urgente desarrollo de Apurímac a una minera china.

“Señor Vargas, ya que habla de cuestiones personales, usted mismo admitió haber tenido una experiencia juvenil de consumo de drogas. ¡Eso es gravísimo!”. Con estos gritos, hace 26 años, Alberto Fujimori intentaba traerse abajo la candidatura del hoy premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Era el debate presidencial de 1990 y lo logró. Vargas Llosa, como escritor, efectivamente había admitido haber fumado marihuana alguna vez. Lo que sigue es predecible en esta aldea tercermundista y presta al linchamiento moral en nombre del “buenismo”. La turba indecisa se escandalizó y –al margen de que la aventura política del escritor fuera o no un desacierto, que sin duda lo fue– terminó de empujarlo al abismo, eligiendo a quien entonces se vendía como guardián de la moral, la honestidad, el trabajo y blah blah… el hoy encarcelado ex presidente Fujimori.

Soy mujer y he nacido en el Perú, de modo que conozco perfectamente el acoso. Estoy por estos días en Berlín y admiro la libertad con la que se expresan aquí y cómo una historia vergonzosa de persecución racial ha derivado, por contraposición y saludable culpa, en la sociedad más tolerante del mundo. Aquí nadie te señala por lo que dices, vistes o haces, a menos que eso discrimine y ofenda. Aun así, me cuentan los berlineses, el concepto de tolerancia se ha ido a un extremo tal, que algunas comunas empiezan a prohibir las playas de nudistas por tratarse de una costumbre que ofende a los musulmanes. Y este es el punto que todos debemos lamentar: esa necesidad de seguir al pie de la letra una premisa como la tolerancia, al punto que hay que tolerar, también, el fanatismo del vecino.

Una insólita protesta de taxistas, contra el servicio de Uber, se llevó a cabo la semana pasada en Lima. La poco original iniciativa pretende imitar a otras que se realizan en países con regulaciones muy exigentes, diametralmente opuestas a nuestro sistema, en el que ni siquiera hemos tenido a un alcalde con agallas para establecer la obligatoriedad de usar taxímetros y terminar con la especulación.

El 14 de agosto de 1985, 25 soldados de la patrulla militar Lince 7, a la orden del subteniente Hurtado Hurtado y del teniente Rivera Rondón, llegaron a Llocllapampa, anexo de Accomarca, en Ayacucho, y reunieron a los pobladores en la plaza del pueblo. Luego violaron a todas las mujeres y mataron a todos los pobladores: les dispararon, les arrojaron granadas y prendieron fuego a las casas con ellos dentro. De las 69 víctimas ejecutadas, 30 eran niños, 27 mujeres y 12 hombres. Tres de las mujeres estaban embarazadas y también fueron violadas. La patrulla no obtuvo prueba alguna de los presuntos vínculos de las víctimas con el terrorismo.

Estamos, como de costumbre, enfrascados en discusiones inútiles sobre lo que opina la Iglesia de nuestras leyes. La Conferencia Episcopal Peruana le reclama al sistema de justicia por la medida cautelar que ordena al Estado distribuir la píldora del día siguiente de forma gratuita. Dicha píldora ya se vendía en farmacias para las mujeres que tuvieran dinero, y ahora el Estado la ofrece sin costo alguno, para las que no lo tienen. Enhorabuena.

El premier Fernando Zavala necesita el voto de confianza para que su gabinete empiece a trabajar. Un gabinete pensado para durar, en lo posible, los cinco años siguientes. Uno que tendrá errores y aciertos, como todos, pero que no quisiéramos cambiar cada medio año, como la carta de un restaurante de moda, pues necesitamos compromiso y continuidad. Al Congreso le toca dar el visto bueno. Zavala no tiene tiempo que perder. Después de una carrera profesional impecable, ha renunciado a un extraordinario puesto de trabajo para acudir al llamado del presidente Kuczynski y liderar la agenda ministerial. Su integridad no se vende.

En su libro Todos deberíamos ser feministas, la revolucionaria escritora nigeriana Chimamanda Ngozi afirma que todos tendríamos que estar rabiosos ante la injusticia de la violencia de género, y que la rabia tiene una larga historia de propiciar cambios positivos.

En la selva amazónica aprendí que un murciélago pequeño llamado vampiro puede transmitirte rabia tan solo mordiéndote un dedo del pie, cosa que tú puedes confundir con una picadura de zancudo. Nunca tuve esa desdicha pese a que dormía sin mosquitero, pero supe que si te transmiten rabia y no logras vacunarte morirás y que esa enfermedad nos enloquece en su última etapa. También me enseñó la selva que la alegría es un estado natural y que el dolor se vive, pero luego se bota. Por eso los chamanes escupen, soplan y cantan, por todo lo que hay que lanzar lejos de uno. Fuera.

Alberto Santana, conocido entre sus seguidores como Pastor Santana, ha sido denunciado penalmente por el Centro de Promoción de Derechos Sexuales y Reproductivos por haber declarado en mayo de este año que la homosexualidad es una aberración y que, si se legalizan los derechos de esa población luego se hará lo mismo con el crimen, el asesinato, la drogadicción y las violaciones. Esto lo dijo muy envalentonado el mismo día que la lideresa del fujimorismo firmaba un pacto con él, canjeando el apoyo electoral de la iglesia evangélica por el bloqueo de derechos a la población homosexual del Perú, sin calcular quizás que ese pacto no tendría el final esperado, pues sus votos no fueron suficientes para llevar a la lideresa de las alianzas extrañas al sillón presidencial.

El mapa electoral de Ipsos al cierre de esta edición muestra que, salvo una Arequipa fan de Kuczynski y una Cajamarca que insiste en apoyar a Gregorio Santos, lo demás es obvio: todo el norte del Perú prefiere a Keiko Fujimori y toda la sierra sur está con Verónika Mendoza. Este escenario me recuerda al de hace cinco años, cuando la misma gente que hoy apoya a Mendoza elegía a Humala, candidatos que tienen en común haber prometido darle una vuelta de tuerca al modelo económico, aunque el actual presidente haya cambiado de ruta, acorralado por la Confiep apenas asumió el cargo.

A fines de setiembre, el gobernador de Madre de Dios, Luis Otsuka, conocido por sus evidentes vínculos con la minería ilegal, hizo noticia por promover una carretera de supuesto interés nacional, pero que en el fondo busca facilitar la minería y la tala ilegales a como dé lugar, razones por las que Otsuka ha sido denunciado más de una vez. Instó a los pobladores de Boca Manu (provincia del Manu) a una protesta, para que el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) y el Parque Nacional del Manu, que atrae miles de turistas a la región, quedaran como los traidores que, en su afán de conservar, no permiten el desarrollo de los pueblos matsiguenga, yine, harakmbut y colonos del Alto Madre de Dios. La protesta promovida por Otsuka terminó con el secuestro de un grupo de turistas que nada tenían que ver con la carretera.

Postulantes a las elecciones del 2016: no creo que esto les importe pero igual les cuento que antes me indignaba con ustedes y ahora solo miro todo este ridículo evento como el cásting de una comedia perversa. Veo a Urresti rapeando al lado de un modelo vestido de soldado que se agarra las bolas. Da risa, de hecho, sobre todo porque es malísimo cantante, pero además no plantea nada, solo quiere bajarse a Alan y a Keiko, como quien dice: soy mucho mejor que ellos (facilísimo, cualquiera lo es) pero tú, elector obligado, eres tan poco importante que no mereces que te explique por qué soy mejor. O.K., gracias Daniel, el siguiente, por favor. Y entonces aparece PPK, un hombre al que siempre he respetado por su sensibilidad unida a su conocimiento práctico de la economía, y resulta que se ha jalado para su show al papá de Ciro Castillo, solo porque el pobre hombre es famoso porque su hijo se perdió y murió en el Colca. A ver, quién sigue. Y aquí viene el pastor Humberto Lay, que se opone radical y religiosamente al aborto por violación porque la Biblia dice… y meses después, también porque la Biblia dice, propone matar a los delincuentes porque resulta que Dios le ha dicho que ojo por ojo es chévere. Entonces, según el pastor Lay, tú, mujer violada, estás obligada a tener el hijo del salvaje que te atacó, pero no te preocupes: si sale delincuente, nosotros tenemos derecho a matarlo, aunque criándolo hayas aprendido a amarlo, que fue lo que te pedimos inicialmente.

Edición Impresa
Lo más leído