22.FEB Miércoles, 2017
Lima
Última actualización 07:51 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

La gran estafa

Compartir:

Columna Carolina Trivelli

Hace un año, más de 30 entidades financieras y emisoras de dinero electrónico lanzaron Bim. Una billetera electrónica que opera en cualquier teléfono: básico, prepago con o sin saldo; una forma rápida y segura de enviar y recibir dinero, de hacer pagos y recibir servicios.

La reducción en la pobreza monetaria en la última década ha sido un gran logro para el Perú. Hemos pasado de más del 55% de los hogares peruanos en situación de pobreza en 2005 a 22% en 2015. Esta reducción, tan reconocida mundialmente, no es solo importante por su magnitud, sino porque también ha traído cambios para varios colectivos.

El Foro Económico Mundial (WEF) refuta, con sólida evidencia, 7 mitos usados para justificar la falta de acción para reducir la desigualdad entre hombres y mujeres. El WEF muestra cuánto estamos desperdiciando al no invertir en serio en cerrar las brechas de género.

Desde hace unos años opera un esquema de acción conjunta de diversas entidades públicas para llegar a los peruanos que viven en las zonas más alejadas. Las Plataformas Itinerantes de Acción Social (PIAS) son una de las iniciativas más atractivas de nuestro sector público y, como suele suceder, poco reconocidas.

Un equipo de la Universidad del Pacífico (Yamada, Castro y Oviedo) ha estudiado los cambios en la desigualdad a partir de una revisión del cálculo del índice de Gini realizado regularmente por el INEI. El estudio valida lo que encuentra el INEI y lo complementa.

Algunos de los más de cien decretos legislativos (DL) publicados están muy bien, otros tienen buena intención pero poca fuerza, y otros preocupan. Los DL referidos a salud preocupan. Revelan contradicciones con la prioridad de mejorar los servicios que recibimos los ciudadanos.

Con este título Unicef y el gobierno de Canadá han publicado un estudio sobre los primeros años en la vida de niños de distintas comunidades amazónicas. Texto que nos hace viajar y visitar las historias de 56 niños shipibo, asháninka, wampís y awajún, de entre cero y tres años. El relato de la vida cotidiana de estos niños y de cómo sus familias se organizan para su crianza dan cuenta de los desafíos que tenemos como país para que todos los niños logren su pleno desarrollo infantil.

Comienza el año y se suele mirar con optimismo lo que viene. Todos queremos que este año sea mejor, que el Perú siga creciendo, que haya empleo, que se siga reduciendo la pobreza, que avancemos hacia un país más justo, que cuidemos el ambiente y que todos los niños y niñas tengan una vida plena. En los buenos deseos estamos todos de acuerdo.

En el año que termina, el tema de la inclusión social cambió. Menos presencia mediática y discursiva, pero constancia en las acciones y más y nuevos actores en el tema. Repasemos lo destacado en inclusión del 2016. En el Midis, abanderado del tema:

La SBS presentó los resultados de su encuesta sobre inclusión financiera. Más de 6 mil peruanos fueron consultados sobre el uso de productos financieros y sobre sus percepciones y aspiraciones en asuntos financieros entre fines de 2015 e inicios de 2016.

Desde hoy se emite el noticiario Ñuqanchik, de TV Perú. La novedad es que este programa es totalmente en quechua. Sin duda, esta es la iniciativa de inclusión social más importante del 2016. Hay que felicitar por ella a Hugo Coya y al equipo de Radio Nacional y TV Perú. Un acierto.

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), en un evento en Washington ante una comunidad de expertos en inclusión financiera, inicia su intervención contando la experiencia de Maximiliana, una mujer ayacuchana a quien visitó hace dos años aprovechando su visita al Perú. Contó cómo Maximiliana, quien trabajó con el programa Haku Wiñay, ha logrado ampliar su base productiva, mejorar su vivienda y generarse nuevas fuentes de ingreso. Lagarde destacó cómo el acceder a servicios financieros había permitido a Maximiliana lograr estos positivos cambios más rápido, con mejores resultados y con más seguridad.

He pasado dos semanas en Guatemala, me invitaron por mi experiencia con Haku Wiñay, el programa productivo de Foncodes. Espero haber sido útil. Urge una política social efectiva en la ruralidad de Guatemala.

Se publicaron hace poco los resultados de la evaluación de impacto de Pensión 65. Los resultados son alentadores y positivos. El programa logra impactos positivos y mejora significativamente la vida de sus usuarios.

Nuevamente el Microscopio Global del Economist Intelligence Unit pone al Perú, junto a Colombia, como el país con mejor entorno para la inclusión financiera. Es decir, se reafirma que tenemos todo listo para lograr mayor inclusión financiera. El trabajo conjunto de la Superintendencia de Banca, el Banco Central, el MEF, Midis, Minedu, el Banco de la Nación y de las entidades financieras y microfinancieras está detrás de este buen resultado.

El presidente de Confiep opinó en este diario (6/11/16) que el gobierno anterior gastó muchísimo en programas sociales y que no se sabe si se obtuvieron resultados. Ambas afirmaciones han sido repetidas varias veces y por varias personas. Desgraciadamente, son opiniones poco informadas, basadas en lugares comunes, que enredan y distraen. A continuación, alguna información que puede ser útil para opinar sobre el tema:

Cómo les decimos a las niñas que se esfuercen y que sí deben lograr todas sus aspiraciones si a la vez les decimos que no hay sitio para ellas por buenas que sean, que igual siempre la tendrán difícil y que seguro no serán tomadas en cuenta.

Desde hace 4 años, Americas Quarterly publica un índice de inclusión social para los países de América Latina (The AQ Social Inclusion Index). No estamos donde queremos, ni debemos estar. Perú está en el puesto 10 de 17. Estos índices nos ayudan a mirar lo que pasa en nuestro país de manera comparativa y preguntarnos si estamos poniendo nuestros esfuerzos en los asuntos que realmente importan.

La región Apurímac lidera el crecimiento gracias al inicio de operaciones de una importante mina. Su PBI se ha multiplicado por 2.6 gracias a la actividad minera, que, de acuerdo a cifras del Instituto Peruano de Economía, ha permitido que el sector servicios crezca en 14%; el sector transporte y almacenamiento, en más de 30%; y el empleo en la capital de la región, en 13%.

Transparencia ha puesto en debate 32 propuestas de reforma para que se gobierne mejor y para que podamos elegir mejor a quienes nos han de gobernar. #Plan32. Se trata de un esfuerzo ciudadano para fortalecer nuestra institucionalidad y nuestra democracia. No hay forma posible en la que el Perú siga creciendo, progresando e incluyendo, sin avanzar en el plano institucional.

El Grupo Sofía, una red de profesionales de las Ciencias Sociales, busca hacer visibles las desigualdades de género en este ámbito profesional. Sociólogas, antropólogas, politólogas y economistas, entre otras, enfrentan, a pesar de ser carreras muy pendientes de los asuntos de género, discriminación.

Preguntar si los programas sociales cumplen sus objetivos, si tienen impacto, está otra vez en la agenda. Eso está muy bien. Queremos programas que sirvan. Como nunca antes, tenemos evaluaciones rigurosas de varios programas. Haku Wiñay, Pensión 65, el Servicio de Acompañamiento a Familias de Cuna Más y Beca 18 ya están evaluados.

La tecnología nos trae oportunidades invalorables. Las nuevas tecnologías nos conectan, nos acercan, pero ninguna tecnología resuelve por sí sola los problemas, son las personas usándola las que lo hacen. La tecnología facilita procesos, baja costos, abre nuevas opciones, pero solo si sabemos usarla, si está disponible para quien la requiere.

Hoy cerca de 400 mil hogares peruanos viven en situación de pobreza extrema. Son hogares que pasan hambre. Son hogares con bajísimas dotaciones de capital (físico, humano, financiero, natural, etc.), que requieren apoyo e inversiones para insertarse en una senda que les permita superar su condición de pobreza.

El ministro Zavala ha propuesto erradicar la pobreza extrema, reducir la pobreza de 22% a 15% y la pobreza urbana de 14% a 9% al 2021. Varios congresistas señalaron que eran metas poco ambiciosas; algún analista dijo que eran metas poco relevantes porque hay deficiencias en cómo medimos la pobreza. Por el contrario, encuentro las metas razonables y retadoras.

El mensaje del presidente Kuczynski puso en claro sus prioridades, y lo social, desde una preocupación por la desigualdad, fue destacado. Nos propuso una revolución social, no muy revolucionaria, pero noble, que busca el bienestar de todo ciudadano peruano; una revolución que incluye y da oportunidades.

Haku Wiñay, creado en el 2012, busca que las familias rurales en situación de pobreza, en particular la que recibe Juntos, puedan iniciar una senda de superación de la pobreza, sostenida y autónoma.

Lograr la inclusión financiera requiere educación financiera. Tenemos que asegurar que sabemos lo básico: qué es la tasa de interés, qué productos financieros ofrece el sistema, que existe el fondo de seguro de depósito, el sistema de protección al consumidor, etc. Pero necesitamos más, y esta semana hemos visto una alerta sobre la urgencia de ello. Tenemos que lograr desarrollar capacidades financieras que nos permitan tomar acertadas decisiones en torno a ello.

Todos los informales utilizan servicios financieros. La mayoría usa solo servicios financieros informales. Crédito de proveedores, fiado en la tienda, crédito a clientes, panderos y juntas, ahorro bajo el colchón, seguros basados en redes de parientes, amigos y vecinos. Usan, además, productos híbridos, que combinan varios servicios en uno. Estos servicios les son vitales, pero son caros, sin protección al usuario y con altos costos de transacción. Son lo que hay, pero distan de ser lo que necesitan para hacer crecer sus negocios.

El 63% de las mujeres peruanas trabaja. Cada año más mujeres entran al mercado laboral. Más mujeres trabajan porque cada vez más mujeres estudian y se gradúan, y porque más mujeres quieren aportar al desarrollo de su familia, del país y, sobre todo, al suyo propio.

Beca 18 y los otros programas de becas del Pronabec han apoyado, en 5 años, a más de 100 mil peruanos en su formación profesional. De ellos, los más de 50 mil becarios de Beca 18 son particularmente destacables.

Todos (creo) queremos una sociedad que progrese, que se desarrolle, que sea más justa e incluyente. Para ello, más allá de quién gane las elecciones, necesitamos una sustantiva reforma institucional que fortalezca nuestra democracia y actúe decididamente contra la corrupción.

En el Perú, desde hace unos años, se mide el Índice de Progreso Social (IPS) basado en una metodología internacional (del Social Progress Imperative). Es una medida agregada y multidimensional que mide resultados a partir de evaluar tres dimensiones: necesidades básicas, bienestar y oportunidades. Como todo índice, tiene limitaciones, pero da una medida de cómo vamos respecto a otros países y respecto a lo que se esperaría dado nuestro nivel de Producto Bruto Interno (PBI).

Ambos candidatos a la presidencia han firmado un compromiso, promovido por Unicef, para garantizar que los niños sean un grupo prioritario en su gobierno. Gane quien gane, bien por los niños. En el compromiso se señala que el presupuesto destinado a los niños no se reducirá. Hoy, el 21% del presupuesto nacional (casi S/26,000 millones por año) se destina a los niños, sobre todo a través de los sectores Salud y Educación. Estos recursos deben permitir que el Estado lleve servicios básicos a todos los niños y protección a los que están en situación vulnerable. Además, deben asegurar que cada niño pueda ejercer sus derechos y acceder a oportunidades que le permitan hacer en su vida lo que desee. Es un paquete ambicioso, pero mínimo a la vez.

Apropósito del Día de la Madre, aprovecho para llamar la atención sobre una inequidad en nuestra vida cotidiana. De acuerdo con la encuesta de uso del tiempo aplicada en Perú en el 2010, si usted es hombre dedica 15.5 horas a la semana en promedio a tareas domésticas no remuneradas. De esas 15.5 horas, 5.5 horas son para tareas asociadas al cuidado de los niños. Las mujeres dedicamos en promedio 39.3 horas semanales a tareas domésticas no remuneradas y de esas, 12.1 horas al cuidado de los niños. En el mercado laboral la cosa es distinta. Las mujeres trabajamos en promedio menos horas que los hombres.

Como cada año, volvió el estéril debate entre crecimiento y programas sociales como motor de la caída en la pobreza. Inútil. Necesitamos ambos. El crecimiento es bueno, pero tiende a dejar excluidos a los más pobres. Eso ya lo medimos, discutimos y reaccionamos tomando acciones para complementar el crecimiento con medidas inclusivas. Los programas sociales protegen a los más pobres, los acercan a las oportunidades, pero no son un pasaje con todo pagado hacia la clase media. Crecimiento y buenos programas sociales son solo un efectivo primer paso. Para seguir bajando la pobreza –desafío más complejo a medida que nos acercamos al 20% de esta– tenemos que hacer más que el combo crecimiento-programas sociales.

La pobreza ha seguido descendiendo. El reporte del INEI mostró hace pocos días que se mantiene la tendencia en la reducción de la pobreza. Como era de esperarse, la caída es cada vez menos pronunciada porque la tasa de pobreza es menor. Cada punto adicional de reducción será más difícil de lograr. La pobreza que va quedando es la más dura y compleja de enfrentar.

En medio del barullo electoral y de la mediática aprobación de la ley sobre el retiro del 95.5% de lo depositado en las AFP, el Congreso nos sorprendió aprobando otra ley. El jueves pasado, el Pleno aprobó por 79 votos a favor (sin votos en contra, 1 abstención) la ley que crea el Sistema Nacional de Focalización (Sinafo).

Pasadas las pasiones de la elección de ayer, tenemos casi dos meses antes de la segunda vuelta. Tiempo que podemos invertir en seguir con los insultos, destapes y psicosociales, o en discutir los asuntos centrales necesarios para seguir en una senda democrática y de desarrollo.

Somos un país con alta informalidad y por ello sorprende la pobreza del debate electoral sobre este tema. Pocas propuestas, cero discusión y una clara falta de conocimiento de la complejidad del tema.

Estamos enredados con el debate electoral (más bien con la falta de él), pero dado el calendario es urgente comenzar a discutir opciones para que, gane quien gane, se hagan innovaciones que mejoren el desempeño del sector público. A pesar de las perspectivas económicas relativamente positivas, el nuevo gobierno no tendrá mucho espacio fiscal y tendrá que hacer malabares para asegurar la continuidad de los servicios e inversiones, y a la vez implementar las propuestas del (genérico) plan de gobierno con el que inicie su gestión.

Mañana es el Día Mundial del Agua. Como en todos estos “días de…”, hay que preguntarnos qué estamos haciendo para asegurar que este recurso vital alcance para todos, para siempre. La respuesta, y por eso existe el día, es que hacemos poco y que tenemos tremenda tarea por delante.

María Rostworowski murió a sus 100 años. María ha sido homenajeada como corresponde. Muchos homenajes en vida y muchos otros ahora tras su partida. Todos más que merecidos. María ha sido una peruana ejemplar, amante de su país y comprometida con él. María fue siempre una innovadora, una curiosa y una promotora del cambio. Nunca resignada al estado de las ideas, fue siempre cuestionadora.

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. Día en el que recordamos la lucha por los derechos de las mujeres y la equidad de género. No festejamos nada. Es un día para mantener en debate que tenemos tareas pendientes, que las brechas de género no se cierran solas. Que ni la democracia ni el crecimiento económico bastan para que las mujeres logren los mismos derechos que tienen los hombres.

Edición Impresa
Lo más leído