Además:

Columna Beto Ortiz

13/04/14 |

Ángeles suicidas

0

Beto Ortiz,Pandemonio

Beto Ortiz,Pandemonio

Beto Ortiz,Pandemonio

23/03/14 |

Te lo prohíbo

0

Beto Ortiz,Pandemonio

16/03/14 |

La puta aburrida

0

Beto Ortiz,Pandemonio

09/03/14 |

Mujer gigante

0

Beto Ortiz,Pandemonio

02/03/14 |

Perra de mi vida

0

Beto Ortiz,Pandemonio

23/02/14 |

El traidor feliz

0

Beto Ortiz,Pandemonio Hubo un tiempo en que me subía al primer peke-peke, me internaba en el corazón de la selva y no salía de allí hasta no encontrar los lavaderos de oro de los niños esclavos o los restos del fuselaje del 747 siniestrado.

Beto Ortiz,Pandemonio

09/02/14 |

¿Qué cocinaré?

0

Beto Ortiz,Pandemonio “Adelante Gastón, por la honestidad y el gran salto” –rezaba una misteriosa pinta electoral aparecida ayer a la altura del kilómetro 45 de la Carretera Panamericana Sur. Anecdótico o no, lo cierto es que el suceso generó el surtidísimo y ciertamente suculento menú de reacciones que aquí les presentamos.

02/02/14 |

Me acuerdo

0

Beto Ortiz,Pandemonio

19/01/14 |

Un 69 mortal

0

Beto Ortiz,Pandemonio Muchos deben acordarse de que, una vez, hace no tanto, me botaron de un canal porque, en una de esas típicas, misérrimas guerritas entre conductores de TV, mi rival apeló al chantaje desembozado: atacó en pantallas al padre del dueño de mi canal y amenazó con seguir haciéndolo todas las noches si no me echaban de inmediato. A la mañana siguiente, por supuesto, el dueño de aquel canal me despidió, obviamente angustiado por tan maleado ultimátum. Así fue. Sucede pues que aquí no abundan los héroes ni los santos varones: El que no tiene su videíto cochinón, tiene un anticucho. El que no tiene un anticucho, tiene dos y el que no tiene un juicio sobre su cabeza es porque ya lo sentenciaron, ya estuvo en cana y sabe lo fácil que sería regresar. Es justamente cuando nos creemos más omnipotentes e intocables que los talking heads de la TV podemos convertirnos con mayor facilidad en víctimas mortales, en inermes rehenes con una pistola en la sien, en human casualties, ni más ni menos que en escudos humanos. Es entonces que, de uno y otro lado, aparecen los mediadores, los negociadores, los pacificadores que sentarán a la mesa de diálogo a la víctima y al verdugo. Y también, la manager de prensa, el productor, el abogado, todos nerviosos, todos midiendo cada palabra, todos hablando en clave, carraspeando, temiendo ser grabados. A fijarse compromisos improbables luego de lo cual se pararán de esa mesa sabiendo que, tarde o temprano, la patearán y todo se irá al carajo. En semejante ecosistema, el chantaje florece pues como un espléndido rosal tóxico cuyas espinas envenenan primero a quien lo cultiva. Tal es la naturaleza del rencor. Lo sé muy bien porque lo he sufrido. La principal víctima del odio no es el destinatario, es el portador. Y este es un asunto de odios.

12/01/14 |

Cargamontón

0

Beto Ortiz,Pandemonio Era el eterno enviado especial a los países más remotos en pos de las historias más importantes, manejaba un moderno bólido blanco al que había apodado Alvin y era el único al que no se le exigía traer temas de reportaje a las reuniones porque sus grandes exclusivas se mantenían siempre bajo siete llaves. Era 1991 y la vida –como puede verse– le sonreía con todos los dientes. No exagero. No en vano los choferes lo llamaban El Número Uno –“¿Qué misión secreta tendrá hoy el Número Uno?”– y a él, por supuesto, le encantaba. Los estudiantes de periodismo le hacían la guardia para entrevistarlo. Las asistentas de producción lo mimaban. Los camarógrafos y editores se lo peleaban. Los directores de los programas de la competencia obligaban a sus periodistas a ver sus notas una y otra vez, a aprendérselas de paporreta, para que algún día, cuando crecieran, fueran como él. Los otros canales le hacían ofertas suculentas y, cada vez que eso ocurría, le subían más el sueldo para que no se fuera. Supongo que era su innegable éxito lo que lo enchulaba porque las mismas guapas y sentenciosas coleguitas que hoy demandan su crucifixión, muy felices de la vida, una tras otra, le atracaban. La lista es muy larga y no cabe acá , tampoco la escribiría aunque cupiera. Que levanten la mano. ¿Dónde están todas esas otras señoritas glamorosas que todo el gremio recuerda con una sonrisita picarona? Así como ahora desfilan las que le dijeron que no. A ver pues, que levanten la mano.

Beto Ortiz,Pandemonio Pasar más tiempo con mi teléfono: Tú no te das mucha cuenta pero las reuniones familiares, los almuerzos de trabajo, las salidas nocturnas con amigos te roban las horas felices que podrías pasar, a solas, con tu smartphone. Piénsalo. Tu teléfono es tu compañero más fiel, es el único que se queda contigo cuando ya todos se han ido. No descuides, pues, tu entrañable relación con él. No dejes que personas reales distraigan tu dedicación o estropeen esa química perfecta. Total, ¿cuántas funciones, cuántos juegos, cuántos GB de memoria, cuántas aplicaciones tienen tus amigos?

29/12/13 |

Muchas gracias

0

Beto Ortiz,Pandemonio Antes que nada, muchas gracias por no haber elegido a “Abre Los Ojos” como el mejor noticiero del año en los Premios Luces pues al perder la apuesta que hice con ustedes no quedo comprometido a nada. Creo que no hay nada peor que hacer las cosas por compromiso. Si un día volvemos que sea porque realmente nos morimos de las ganas y por ningún otro motivo más. Gracias a Melcochita que, con su acostumbrado genio, me convenció de la razón por la que Toledo no postulará en el 2016: “Nadie le va a querer financiar su campaña y él ni loco va a arriesgar la plata que tanto le costó…robar.” ¿No es fino? Gracias a los buenos periodistas que destaparon el obsceno escándalo Ecoteva: mención honrosa para la colega Kalú Montoya a la que le dimos una pistita y encontró una carretera transoceánica. Gracias a Magaly, a Mónica Delta y a Phillip porque las constantes invitaciones a su cabina me han contagiado el bichito de la radio, medio en el que finalmente espero debutar –Dios mediante– el año que viene. Procura que tus palabras sean dulces por si algún día te las tienes que tragar. ¿Recuerdan quién lo dijo? Claro que sí. Gracias a Tilsa Lozano por esos dos programas-fenómeno que nos hizo pero, sobre todo, por esa sabia frase suya que fue retuiteada 3450 veces y que, muy bien podría haber sido elegida como la Frase del Año: “Hagas lo que hagas…recoge siempre tu mierda”. Gracias a toda la gente con cojones que salió y protestó en dos de los momentos más críticos del año: contra la repartija y contra el aumento de sueldo que los ilustres otorongos estuvieron a punto de aplicarse. Los que nos quedamos en casa no podemos menos que mostrarles gratitud. Gracias a Mónica Cabrejos porque, al conseguir publicar –contra viento y marea– su vapuleado libro nos demostró una vez más que, en este país, a las mujeres que tienen la misma moral sexual que los varones se les sigue tachando como putas. Lo cual me lleva, una vez más y como siempre, a mi Martha Hildebrandt: “He tenido que ser una mujer excepcional para que la sociedad peruana me reconozca lo mismo que a cualquier varón mediocre.” Eso no cambia. Gracias al cineasta Eduardo Mendoza por cumplir con el primer mandamiento de un artista en el Perú: no dejarse aplastar, por haber defendido de la ruindad su película, con furia, con uñas y dientes, como solo se defiende a una hija. Gracias también al precoz talento de Adrián Saba por el impecable vuelo de “El Limpiador”, otra de las mejores películas del año, sin ninguna duda. Gracias a esa granítica mayoría moral de Lima que puso en marcha “Parejas reales”, la contracampaña a nuestras “Parejas Imaginarias”. La sola existencia de esos cartelones con sus idílicas fotos de selectas familias Ingalls pluscuamperfectas fue una tácita medalla, la prueba de que –aún en el caso de que no diéramos en el blanco– sí apuntábamos en la dirección correcta. Gracias al escritor venezolano Jersel Porcupine porque un día se apareció en el ciberespacio para obsequiarnos esta diminuta maravilla de poema que, en su momento, nos calzó como guante: Dijo que se iría y se llevaría todo lo que fuera suyo. Y se fue. Y se llevó todo. Pero no me llevó a mí. ¡Y yo era suyo!

Beto Ortiz,Pandemonio Querido Beto:

Beto Ortiz,Pandemonio Han muerto doce. Anoche sacamos la cuenta. Vivos nos quedan apenas seis.

Beto Ortiz,Pandemonio Limeñito promedio se horroriza al ver a Tilsa sentada, por fin, en el sillón rojo. Le parece fatal que haya señoritas como esa señorita y programas como ese programa. Le parece nefasto pero, al mismo tiempo, qué rica que está la flaca, por mi madre. ¿Te imaginas lo que será tremenda hembra? Ufffff, cuñau. Ahí sí que El Loco campeonó en las grandes ligas, son cojudeces. Limeñito promedio sufre, en el fondo, porque mira lo que tiene al lado y sabe que jamás podrá aspirar a nada que ni lejanamente se le asemeje. “¡Sucia destructora de hogares! ¡Arderás en el infierno, maldita jugadora!” -piensa. Y mientras se come el coco, mientras se apuñala, mientras se tortura, se le aparece en la mente la imagen inalcanzable de aquel trasero celestial y demoníaco. Aléjate, Satanás. Vade retro. “Hay mujeres para el hogar y hay mujeres para la cama” -se consuela. Hembras para la cama hay miles, primo. Pero la que se queda cambiando pañales, trapeando la casa, soasando los ajos, esa es tu señora. Tu señññora. Nunca te confundas. Unas son para la calle, otras son para el hogar. Unas son para comer y otras son para llevar. Limeñito promedio la tiene recontra clara. Limeñito promedio tiene sus principios, no te creas.

bortiz@peru21.com

17/11/13 |

Pleito de blancos

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

03/11/13 |

La quietud

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

bortiz@peru21.com

13/10/13 |

El encorsetado

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

29/09/13 |

Ocho

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

22/09/13 |

Arde, papi

0

Beto Ortiz bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

25/08/13 |

Hugo

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

04/08/13 |

Pregúntenme

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

21/07/13 |

El gran silencio

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

14/07/13 |

Doble vida

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

30/06/13 |

Basta de mí

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

16/06/13 |

Que viva mi papá

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio “Ustedes respiran igual” –me susurra sorprendido Martín, mi productor que, en esta noche de Buenos Aires, ha vuelto a ser otra vez el mejor camarógrafo del oeste y, mientras finge probar el audio, está auscultando nuestro ritmo cardíaco como si los headphones fueran su estetoscopio. Razón no le falta: parecemos los hijos de Darth Vader: Lanata y yo resollamos a coro como asmáticos en crisis. Podría apostar que ambos roncamos. En alguna parte he leído que, para evitar morirse en sueños, él duerme con la máscara que usaba Tom Cruise en Top Gun y yo que, por las noches, aprieto los dientes y lucho contra el mal, nunca me voy a la cama sin mi férula acrílica de boxeador de peso completo, soñando con lo que mañana habré de preguntar. La angustia de preguntar. Preguntar es, en el fondo, una especie de deporte dandy. Nunca escribo preguntas y esta noche no es la excepción, pero no sé por qué me han invadido unas agujitas de hielo en la nuca, unos nervios bobos de practicante. No sé qué carajo le voy a preguntar. Lo único que sé es que ya estoy adentro, cómodamente instalado en su soberbio loft de la avenida Libertador. Como todo un clásico fan, me he colado impunemente en una fiesta ajena: la entrevista obtenida por mis amigos de “Cosas” y así, sentadito, por fin, frente a este ídolo enorme, debo parecer Johan Fano conociendo a Maradona. La humareda reinante contribuye con nuestra crisis respiratoria. Lanata fuma y fuma sin parar, habla sin parar y, cuando habla, humea como un dragón chino, como un búfalo enfadado, como un transatlántico. Veo cerros de cajetillas de cigarros de todas las marcas por todos lados: sobre el escritorio, en las repisas, entre los libros, en los cajones: cerros de puchos, cerros de cerros. Es el único periodista que se puede dar el lujo de fumar en vivo en un set de televisión. Dejaré de fumar cuando ustedes dejen de robar –les ha dicho a los políticos. Échenle pluma.

19/05/13 |

El Estado físico

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

12/05/13 |

Querida Martha

0

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com

31/03/13 |

Los inocentes

0

Beto Ortiz, Pandemonio bortiz@peru21.com

Beto Ortiz,Pandemonio bortiz@peru21.com