Además:

Lima, nuevo punto de trata de personas

Jueves 21 de julio del 2011 | 07:32

En lo que va del año se ha rescatado a 426 personas, entre niños y adultos en todo el Perú. Menores son explotados sexual y laboralmente.

Compartir

Por Katia Aguirre

Los tratantes de personas han hecho de Lima su nuevo centro de operaciones. En las últimas semanas, la Policía ha allanado centros nocturnos que servían de fachada para explotar sexualmente a mujeres –entre ellas menores de edad– traídas con engaños a la capital. En lo que va del año, las autoridades han intervenido en 71 puntos, la mayoría en el Cercado.

Según el Sistema Oficial de Registro de Denuncias de Trata de Personas (RETA-PNP), Lima es un punto importante de destino, origen y tránsito de las víctimas de este delito que, en su mayoría, son traídas de Loreto, Cusco, Ucayali, Cajamarca, Huánuco, Puno y San Martín. Asimismo, los migrantes de la capital se han convertido en blanco de los tratantes por la alta vulnerabilidad en la que se encuentran.

¿A qué se debe el preocupante incremento de este delito en la ciudad? Ricardo Valdés, director de CHS Alternativo–ONG que promueve la lucha contra la trata de personas–, explica que el apogeo económico es uno de los factores. “Buscan lugares con movimiento económico pues el objetivo es apropiarse del excedente económico a través de los servicios sexuales”, manifiesta.

EXPLOTACIÓN LABORAL. Pero estas mafias no solo captan a personas para fines sexuales, sino también para explotarlas laboralmente. El pasado 9 de junio, la Policía pudo rescatar a 18 menores de edad, provenientes de Puno y Cusco, que eran obligados a vender en los mercados limeños.

Valdés refiere que, en lo que va del presente año, se ha reportado 104 casos a nivel nacional, de los cuales 55 son por explotación laboral.

Además, las estadísticas del RETA-PNP indican que este delito se ha incrementado. “En el 2010 se reportó 104 casos con 249 víctimas rescatadas. Pero en este 2011, solo hasta el mes de junio, hubo igual número de denuncias con 426 agraviadas. Eso significa que se vienen superando largamente los resultados del año pasado”, señaló.

Otro detalle que debe tenerse en cuenta es que estas mafias ya no tienen en la mira a los menores de edad: ahora buscan adultas jóvenes, de 18 a 30 años. Valdés sostiene que ello se debería a los constantes operativos policiales en las carreteras y a las normas para que los niños viajen con DNI.