27.NOV Jueves, 2014
Última actualización 12:06 pm

LA PORTADA DE HOY

En manos del Congreso

Compartir:
Además:

Mafia del Ejército trafica con terrenos del Estado

Jueves 17 de marzo del 2011 | 07:47

Falsa asociación de vivienda militar, que es dirigida por un suboficial, está denunciada por ursurpación por la PNP y por la Fiscalía.

Utilizarán incluso material militar para defender terreno usurpado. (Luis Gonzales)
Compartir

Por José Clemente

La creación de una asociación civil militar, por parte de un suboficial en actividad del Ejército, para ocupar extensos terrenos de esa institución en Ancón y pretender otra zonas del Estado aledañas, puso al descubierto la existencia de una red de miembros de esa entidad castrense que estaría traficando con predios ajenos.

Dicha asociación, que preside el técnico auxiliar EP Marco Tueros Vergara, y la integran oficiales, suboficiales, empleados civiles del Ejército, incluso de la misma Policía y del Instituto Nacional Penitenciario, habrían invadido ya desde el año pasado más de 55 hectáreas de terrenos, ubicadas a la altura del kilómetro 38.5 de la Panamericana Norte.

Según informes de la Policía, cuyas copias obran en poder de Perú.21, la asociación de Tueros, conocida también como “Mayor EP Marko Jara Schenone”, pretende invadir, además, otros terrenos.

De acuerdo con los documentos policiales y de la fiscalía, el suboficial Tueros y su entorno de operadores habrían cometido los delitos contra el patrimonio en la modalidad de usurpación de terrenos, robo, daños materiales, delitos contra la vida (lesiones) y contra la tranquilidad pública (tenencia ilegal de armas y empleo de explosivos).

La acción de Tueros, a decir de las denuncias, fue advertida el año pasado por la jefatura de Adquisiciones y Recuperaciones de la Superintendencia Nacional de Bienes del Estado (SNBE). A partir de entonces se produjeron enfrentamientos entre los miembros de la asociación con la Policía y con trabajadores de la minera Carabayllo S.A., empresa colindante a los invasores y cuyos terrenos también fueron invadidos.

“Ese señor (Tueros) hace y deshace, y no le pasa nada. Encima algunos congresistas lo apoyan. Está denunciado ante la Inspectoría del Ejército y la Comandancia General, pero no hay respuesta”, afirmó Patricia Zevallos, representante legal de la referida minera.

A SANGRE Y FUEGO. La gota que rebalsó el vaso de agua de esta situación se produjo el pasado 1 de marzo, cuando miembros de la cuestionada asociación se enfrentaron a balazos con personal de la minera y la Policía, dejando ocho heridos de bala, seis detenidos, armas de fuego incautadas, y el decomiso de un patrullero con parabrisas trillado.

La asociación de Tueros ya levantó unos dos mil módulos en los terrenos en disputa, donde viven unas 500 personas. Cobra S/.3,250 a los interesados en “obtener” un terreno de 160 metros cuadrados.Perú.21 buscó a Tueros en la misma zona de Ancón, donde dijeron que no se encontraba. Lo propio hizo el martes con el Ministerio de Defensa, sin respuesta a la fecha.