Además:

Arranca bono para renovar autos chatarra

Sábado 26 de febrero del 2011 | 07:00

Tras cuatro años empieza programa de chatarreo que sacará de circulación colectivos ‘lanchones’ con más de 15 años de antigüedad en el Callao.

Programa iniciará con los ‘lanchones’ que hacen servicio de taxi colectivo. (USI)
Compartir

Por Rudy Palma

Aplazado en múltiples ocasiones, el prometido bono del chatarreo parece que verá la luz antes de que acabe el presente gobierno. Por lo pronto será un piloto y se implementará en el Callao, con el objetivo de sacar de circulación a unos 2,000 vehículos con más de 15 años de antigüedad, informó el alcalde de la provincia constitucional, Juan Sotomayor.

Este régimen se creó en 2007 para la renovación de nuestro antiguo parque automotor que todavía usa el contaminante diésel por carros nuevos que consuman gas natural. Sin embargo, la falta de recursos, primero, y el mal diseño de la normativa, después, frustraron el inicio del programa.

“Empezaremos el piloto con 200 carros viejos hasta llegar a los 2,000. La idea es iniciar con los ‘lanchones’ que hacen servicio de taxi colectivo desde el distrito de La Punta hasta el Centro de Lima. A los choferes se les daría un bono de US$3,000 para la compra (cuota inicial) de una unidad nueva”, afirmó.

La autoridad provincial comentó que, tras una reunión con representantes del Ministerio de Transportes (MTC), se coordinó que el desguace de las unidades viejas se realizará en una fundición de propiedad de la comuna provincial. “Ahí vamos a hacer el chatarreo y las placas se la daremos al MTC. El bono lo entregará Cofide que tendrá un fideicomiso con los recursos del Estado para el subsidio”, señaló.

SOLO TAXISTAS. La municipalidad chalaca está coordinando con la Asociación de Taxis del primer puerto para que los beneficiarios del bono sean efectivamente taxistas y “no cualquier persona que tenga un carro viejo guardado en su casa”, dijo el alcalde. Precisó que el subsidio será entregado por Cofide a la entidad financiera que le aprueba el crédito para la compra del auto nuevo elegido por el taxista.

Sin embargo, la comuna provincial está a la espera de un decreto supremo, con el cual se apruebe la normativa y los recursos para poner en marcha el piloto.

Sotomayor precisó que la idea es que el beneficiario reciba su unidad nueva, a más tardar, 10 días después de haber entregado su carro viejo para el chatarreo, para no perder su fuente de empleo. Señaló que una vez que se publique el dispositivo esperan iniciar el piloto en 45 días.

El titular del MTC, Enrique Cornejo, adelantó que a inicios de junio empezará esta primera fase del chatarreo. Entre los requisitos figurará contar con un Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT) vigente, que el vehículo esté en uso y que tenga tres revisiones técnicas desaprobadas.

Al respecto, el presidente de la Asociación de Representantes Automotrices del Perú (Apaper), Iván Besich, explicó que la demora para la implementación del programa fue el diseño equivocado que se hizo del reglamento de la ley, ya que se establecían costos muy altos para las empresas que se encargarían del chatarreo.

“Un auto de pasajeros produce 850 kilos de chatarra, pero por cada tonelada se paga entre US$100 y US$130. Entonces, lo que se obtiene es muy poco y más aún si a los centros de chatarreo se exigen altos estándares de calidad en sus procesos y varias certificaciones”, manifestó.

VENTAS MILLONARIAS. De concretarse este programa, el mercado de autos nuevos podría impulsarse mucho más. Por lo pronto, Araper espera este año comercializar 150 mil vehículos, un 25% más que en 2010, lo que significaría una facturación de US$2,552 millones. El 60% de las ventas corresponderá a autos ligeros (de hasta nueve pasajeros).

Sin embargo, Besich aclaró que si se busca renovar los 1.8 millones de unidades del parque automotor peruano se necesita colocar al año unas 200 mil unidades nuevas.

Refirió que el crecimiento en provincias ya representa el 20% de las ventas totales, cuando hace cinco años era apenas el 5%, es decir, se ha cuadruplicado.

Por su parte, Néstor Castro, gerente de División Créditos de Consumo de Interbank, estimó que la demanda de créditos vehiculares continuará dinámica este año, luego de que en 2010 la colocación de este tipo de préstamos aumentara en 40% (US$273 millones).

“Factores como la llegada de autos de fabricación 2011, el pago de utilidades, las campañas de las marcas automotrices, entre otros, contribuirán al crecimiento de este año”, afirmó.