Sábado 25 de octubre del 2014

Última actualización: 10:09 am

TIEMPO EN LIMA:

19°

COMPRA: $2.9100

VENTA: $2.9120

Además:

Chile analiza compra de buque anfibio

Lunes 17 de enero del 2011 | 02:45

Navío serviría para operaciones ofensivas y de apoyo ante catástrofes. Adquisición aparece en medio de denuncias contra sector Defensa.

La opción del RFA LARGS BAY resulta interesante para mandos navales chilenos. (Internet)
Compartir

El Gobierno y la Armada chilena analizan la compra de un nuevo buque para su flota, en medio de crecientes polémicas por la denuncia de diversos actos de supuesta corrupución en el sector de Defensa.

La adquisición de un buque anfibio, que serviría para operaciones ofensivas y de apoyo ante catástrofes naturales, aparece en momentos que el presidente Sebastián Piñera acaba de designar al senador Andrés Allamand al frente de la cartera de Defensa, quien es amigo personal de Piñera y líder por 40 años de la derecha chilena. Ello abre un paréntesis de duda sobre cómo el país seguirá ejecutando sus compras de armas, que bordean los US$10.000 millones desde 1990.

La última semana el sector fue sacudido por denuncias de empresas respecto de irregularidades en la compra de puentes de emergencia destinados al sur del país y de containers habilitables destinados a operaciones de paz. Ello indujo la salida del ex ministro de Defensa Jaime Ravinet, cuestionado además por* aprobar la construcción de una casa de un millón de dólares* para el jefe del Estado Mayor Conjunto, Guillermo Le Dantec.

Los hechos, investigados por la Contraloría chilena, tienen antecedentes en otras operaciones similares, surgidos en torno a las millonarias compras de armas chilenas. De hecho, la Justicia belga investigó irregularidades en la venta en 1994 de 25 Mirage Elkan de ese país a Chile, hecho que se une a una serie de pagos irregulares en la adquisión en 1998 de 202 tanques Leopard holandeses.

En ese marco, la compra del buque anfibio multipropósito está en etapa inicial y hasta ahora la única oferta concreta es la del LPD FOUDRE propuesto por el gobierno de Francia. Una segunda opción sería la del RFA LARGS BAY, cuya disponibilidad para transferencia a partir de abril fue informada a las autoridades navales chilenas por la Agencia de Enajenaciones (DSA) del Ministerio de Defensa británico.

Expertos militares también recibieron información de la posible disponibilidad de un LPD de la Clase ENDURANCE de Singapur y de un LDH de la Clase SAN GIORGIO de Italia. Por ahora, la opción del RFA LARGS BAY resulta interesante para los mandos navales chilenos, tanto por sus mayores capacidades de transporte como también porque es una nave de más reciente construcción y por tanto con un mayor margen de vida útil.