Además:

¿Qué hacen los chicos en las ‘peras’?

Viernes 03 de septiembre del 2010 | 07:01

Los escolares reemplazan horas de clase por ‘diversión’ con alcohol, drogas y sexo. Las ‘fiestas’ se expanden por redes sociales.

Escolares cuelgan videos y fotos en páginas de Internet. (R.Cáceres)
Compartir

Una casa sin padres a la vista, un CD de reggaetón, algunos “porros’ de marihuana y gran cantidad de licor barato bastan para iniciar un “tono pera’. Es así como escolares de entre 12 y 17 años han empezado a reemplazar las horas de clases por momentos de diversión donde el alcohol, las drogas y el sexo sin protección abundan.

El psicólogo de Cedro, Jorge Arnao Marciani, advierte que el problema de las “peras’ ha ido evolucionando en el tiempo, llegando a convertirse en un fenómeno peligroso, incontrolable y ascenso.

Actualmente, asegura, los menores de edad no solo se ausentan de las clases, sino que se exponen a factores de alto riesgo como son el consumo de drogas, el contagio de enfermedades venéreas y el VIH, al asistir a los llamados “tonos peras’ o “peras malogradas’.

La aparición de las redes sociales, como Facebook, Hi5 o Messenger, han ayudado a la expansión de estos “espacios’ de diversión entre los escolares de colegios estatales, sobre todo de los conos de Lima.

“POSITIVOS’. Si antes faltar a clases significaba toda una hazaña para el adolescente, ahora solo basta unos minutos para planear una buena fiesta con “gente positiva’, como ellos denominan a los que están dispuestos a divertirse sin límites.

El último estudio realizado por Cedro, “Tonos pera y peras malogradas en Lima’, revela la gravedad de la problemática. Los muchachos, que en su mayoría estudian en distritos lejanos a sus viviendas, organizan encuentros con estudiantes de otras escuelas.

“Lo que existe ahora son los “tonos pera’ y las “peras malogradas’. En los primeros participan escolares de varios colegios; mientras que en el caso de la segunda modalidad se da entre parejas de escolares y hay una alta probabilidad de encuentros sexuales”, explica el especialista.

Esta última forma de “tirarse la pera’ se ha convertido en un problema de alto riesgo para los adolescentes que motivados por el desgano hacia los estudios deciden mantener relaciones sexuales sin control, llegando a la promiscuidad. “Se reúnen con frecuencia tres chicas y tres chicos. Luego empiezan a besarse y, después, se van a los cuartos unos 30 a 40 minutos”, confiesa uno de los menores entrevistados.

Uno de los factores más preocupantes que advierte el estudio es la astucia que han asumido los chicos para organizar estos encuentros. “Ellos solo permiten que se haga entre menores de edad porque saben que no los pueden denunciar”, detalla Arnao.

PREVENCIÓN. El viceministro de Educación, Idel Vexler, aseguró que el ministerio ya cuenta con un programa de prevención y de tutoría que busca orientar a los menores frente al consumo de drogas como el alcohol o la marihuana, así como el riesgo de las enfermedades sexuales. Vexler afirmó que se han dictado medidas sancionadoras en los centros educativos para aquellos alumnos que no justifican sus faltas a clases.

Asimismo, el jefe de la VII Dirección Territorial, Jorge Guerrero, aseguró que se han dispuesto seis mil policías en las afueras de los colegios para vigilar a los alumnos. Sin embargo, resaltó que no basta la presencia policial si no existe una adecuada orientación en casa.

Las personas que vieron esto tambien vieron

-->/">