Además:

Los ‘marcas’ son cada vez más violentos

Martes 10 de agosto del 2010 | 07:52

Tienen armas de guerra y no dudan en disparar a sus víctimas. Ahora la forman avezados delincuentes venezolanos y colombianos.

Las bandas que operan bajo esta modalidad han incrementado su conducta violenta. (USI)
Compartir

Por Miguel Sarria

Las bandas de ‘marcas’ ya no solo están al acecho en todos los bancos y centros comerciales de Lima. Los últimos informes policiales señalan que estas organizaciones, además de operar en la ciudad entera, ahora no dudan ni un segundo en disparar cuando se trata de un golpe certero.

En los últimos días, delincuentes que operan bajo tal modalidad asesinaron, el lunes 2 de agosto, al administrador de la discoteca Kapital, Enrique Vergara Rivera. Mientras que, el domingo, una niña de tres años quedó al borde de la muerte en un atraco similar. Solo unos días antes, Jorge Guillermo Chávez, de 66 años, otro trabajador que tuvo la mala suerte de toparse con los ‘marcas’, murió en Miraflores.

Para la Policía, esto tiene una simple explicación: las bandas que operan bajo esta modalidad han incrementado peligrosamente su conducta violenta a la hora de actuar y cuentan con un mayor poder de fuego.

“El patrullaje se ha incrementado y, con ello, ha disminuido el accionar de los ‘marcas’. Hasta el año pasado, estos hampones iban tras botines hasta de mil soles. Esto ya está controlado. Sin embargo, ahora son mucho más peligrosos. Son más avezados. No dudan en atacar a sus víctimas ante la mínima resistencia o en enfrentarse con la Policía”, sostiene el coronel Carlos Remy Ramis, jefe del Escuadrón de Emergencia de la PNP.

DESDE COLOMBIA. Estos delincuentes, expertos en seguir a personas que trasladan fuertes sumas de dinero, habrían copiado la forma de operar de los colombianos.

El año pasado fue detenida una organización comandada por hampones de dicho país cuya principal característica era la brutalidad a la hora de actuar. Asimismo, la planificación, el uso de modernos vehículos, armamento de guerra en algunos casos y pasamontañas. Este grupo criminal operó por casi un año en Lima y fue responsable de 12 atracos.

Según el comandante Lizandro Quiroga, jefe de las Águilas Negras, este año se han reportado 14 atracos de ‘marcas’. Detrás de los últimos robos estaría una misma banda. Los puntos de mayor incidencia son el Jockey Plaza, en Surco, y el Mega Plaza Norte, en Los Olivos. En estos lugares, la PNP viene trabajando con agentes infiltrados de civil.

MÁS PROBLEMAS. Pero la lucha diaria no sería solo contra la delincuencia. Muchas veces, la mano blanda del Poder Judicial complicaría las cosas para la PNP. El director de la institución, general Miguel Hidalgo, dijo que muchos delincuentes que son capturados por las fuerzas del orden logran la libertad al poco tiempo, a pesar de estar implicados en delitos muy graves.

Como ejemplo, basta decir que los cuatro involucrados en el asesinato del gerente de la discoteca Kapital habían sido detenidos en varias ocasiones por delitos como homicidio y robo agravado. Sin embargo, ninguno estuvo más de tres años en prisión.