28.NOV Viernes, 2014
Última actualización 04:30 pm

LA PORTADA DE HOY

Gobierno sabía

Compartir:
Además:

Callao: bandas juveniles tras la violencia

Viernes 02 de julio del 2010 | 08:42

Puntos de criminalidad estarían identificados. Especialista afirma que jóvenes encabezan asaltos, extorsiones y venta de drogas.

Compartir

Por Miguel Sarria

Bandas juveniles de extrema peligrosidad serían las responsables de la ola de criminalidad que se vive en el Callao. Lo preocupante es que la situación se pondrá peor en estos meses.

Así lo advirtió el sociólogo José Jaimes Montero, quien laboró durante cuatro años en el programa de lucha contra la delincuencia juvenil en la Dirección Territorial Policial del Callao.

“Los cabecillas de estos grupos son cada vez más jóvenes. Inclusive habría menores”, afirma. Los criminales, a pesar de su corta edad, son avezados y suelen “especializarse’ en tres delitos: la delincuencia común (asaltos y secuestros), el comercio de droga y las extorsiones, que incluyen el sicariato.

Precisamente esta última modalidad ha sido la más empleada en los últimos meses en el Callao. Basta recordar lo que ocurrió la semana pasada, cuando dos personas fueron asesinadas por encargo en menos de 24 horas: el empresario de calzados Eulogio García Bruno y Rogelio Ramírez Vallenas, quien recibió siete balazos en su auto.

MÁS BALACERAS. Jaimes señala que esta situación es consecuencia de una falta de política preventiva. “Todos actúan por su lado. La Policía tiene el personal y la experiencia, pero carece de recursos. En tanto, el municipio provincial y el gobierno regional tienen el capital, pero no lo invierten adecuadamente”, comentó.

Otro gran problema es que las autoridades del primer puerto no aceptan que quienes han convertido el Callao en “zona roja’ son delincuentes juveniles y no simples pandilleros.

Jaimes asegura que la Policía tiene plenamente identificados las zonas más peligrosas. Sin embargo, actuar es complicado pues casi todos los residentes viven al margen de la ley. El sociólogo dice que la violencia que se vive en la provincia constitucional se incrementaría.

“Las balaceras son frecuentes entre junio y diciembre”, asegura Jaimes basándose en los estudios realizados por la PNP. Esto, según el experto, se debe a los cambios que hay en la Policía. En enero, casi todo el personal es rotado. “En los primeros meses, los operativos son casi diarios, pero empiezan a bajar desde abril”, refiere. Ello sería aprovechado por los delincuentes para cometer sus delitos.