Además:

Carabayllo: el nuevo boom para negocios

Sábado 26 de junio del 2010 | 07:15

En próximos cinco años, será el emporio de Lima-Norte. El auge abarca proyectos inmobiliarios y negocios en comercio y agroindustria.

Los empresarios buscan nuevos retos de expansión. (USI)
Compartir

La escasez de terrenos comerciales en Los Olivos, Independencia y San Martín de Porres está llevando a que los inversionistas giren sus brújulas hacia otras zonas comerciales de Lima-Norte.

De acuerdo con una investigación del Observatorio Socioeconómico Laboral (OSIL) del Ministerio de Trabajo, Carabayllo y Ancón son los distritos más atractivos para los inversionistas del rubro inmobiliario, comercio, artesanía, industria, turismo y agroindustria, entre otros.

Guido Maggi, responsable de OSIL, señaló que “existe un canibalismo por terrenos para comercio e industria, pero el futuro de la inversión dependerá de las decisiones que tomen los alcaldes en temas de zonificación”.

ATRACTIVO COMERCIAL. El alcalde de Carabayllo, Rafael Álvarez, consideró que, dentro de cinco años, el distrito podría convertirse en un emporio comercial similar a Los Olivos.

Adelantó que dos grandes empresas comerciales están buscando terrenos de 10 mil metros cuadrados en su jurisdicción. Recordó, inclusive, que cuatro inmobiliarias han desarrollado ya una oferta de 15 mil viviendas “porque han identificado que existe futuro urbano en la zona”.

Aseguró que la autoridad edil viene trabajando en un esquema de simplificación administrativa para formalizar a los pequeños empresarios. Dentro de 90 días se emitirán las autorizaciones de funcionamiento provisional, anunció.

TAREA PENDIENTE. Si bien es cierto que Lima-Norte está proponiendo un mercado interesante para servicios y para comercio de alta calidad, para Guido Maggi existen grandes desafíos por superar en los ocho distritos que integran el bloque: Comas, Puente Piedra, Independencia, Los Olivos, San Martín de Porres, Carabayllo, Ancón y Santa Rosa.

En tal sentido, recomendó a los alcaldes que piensen en una estrategia para reubicar la zona industrial a lo largo de la Panamericana Norte. Dijo que, precisamente en esa locación, se observa una mayor demanda de terrenos para inversión inmobiliaria, comercial y de servicios a la persona (educación, salud, diversión, entre otros).

Este desarrollo implicará desafíos para las empresas que quieran reorganizarse y formalizarse, así como nuevos espacios de ventas –como centros comerciales para MYPE– que implicarán un cambio en el empresario de Lima-Norte, subrayó.

-->/">