Además:

Javier Chunga: "Invertir en música es una ruleta rusa"

Domingo 23 de mayo del 2010 | 08:13

El organizador del Rock en el Parque sigue apostado en el rubro e inaugura una sala de ensayo y grabación.

Chunga lleva nueve años en un negocio donde no siempre se gana. (Lucero del Castillo)
Compartir

Por Richard Abecasis

“Desde que se abrió el mercado de megaconciertos en Lima, hace dos años, cada vez es más complicado para los pequeños inversionistas organizar un evento local”, asegura Javier Chunga fundador, desde 2001, del festival Rock en el Parque (REP) y del Unión Fest.

Competir con los megaconciertos es una tarea titánica, pues se trata de negocios de un millón o dos millones de dólares. Sin embargo, esto no ha sido obstáculo y Chunga encontró que la solución era diversificarse. “Se me ocurrió instalar una sala de ensayo y de grabación”, cuenta.

PRIMERA INVERSIÓN. De casualidad, su socio, Julio Vásquez, le propuso apoyar la organización de la primera versión del REP y se embarcó con un préstamo bancario. Ahora, nueve años después, esperan realizar la versión XII el 24 de julio.

El negocio de la música es un mundo interesante por explorar y una demostración que, con imaginación, es posible crecer. Así el Unión Fest –que ya se ha realizado a lo largo de seis temporadas– ahora se promociona como una franquicia. “Está orientado a la gente que quiere hacer festivales, pero que es poco conocida”, explica Chunga.

Preparar un concierto puede demandar tres meses de trabajo y la inversión, si se trata de un evento mediano o grande, puede variar entre US$200 mil y US$300 mil. En los eventos pequeños, el desembolso oscila entre US$500 y US$10 mil.

NUNCA IMPROVISAR. “Siempre busco socios para organizar un concierto porque el riesgo es muy grande. Invertir en música es como una ruleta rusa, puedes perder o ganar”, comenta.

La formación profesional es clave en los proyectos de los emprendedores. Siempre hay que evitar la improvisación. Chunga estudió Marketing en la Universidad San Ignacio de Loyola y en la Universidad Concordia de Canadá. También siguió cursos de análisis de la conducta del consumidor, ingeniería de sonidos y diseño gráfico.

GRABACIÓN ACCIDENTAL. En 2004, fue tentado a invertir en el sello discográfico Unión Discos. En cinco años grabaron 20 discos, pero “no continuamos porque la piratería y las descargas de discos por Internet desanimaron nuevas inversiones, el tema podría replantearse como un portal web”, explica.

Por ahora, Javier está enfocado en Unión Estudio-Sala de Ensayo, que se inauguró hace tres semanas en Surco (Av. Tomás Marsano 2813) y le demandó un gasto de US$20 mil en equipos y acústica.

El negocio musical en el Perú está creciendo. El año pasado, Apdayc recaudó S/.7.5 millones por espectáculos y los conciertos podrían mover US$40 millones al cierre de 2010.

-->/">