Viernes 24 de octubre del 2014

Última actualización: 07:34 pm

TIEMPO EN LIMA:

18°

COMPRA: $2.9100

VENTA: $2.9120

Además:

Cambian al jefe de Cofopri-Cusco

Miércoles 05 de mayo del 2010 | 07:27

El aprista Sandro Villanueva fue acusado por la irregular entrega de terrenos en Quispicanchi.

Funcionarios nombrados por Omar Quesada son cuestionados. (USI)
Compartir

Una raya más al tigre. Cofopri se ha convertido en una fuente diaria de escándalos que envuelven a funcionarios apristas del más alto nivel en la institución. Ayer, el jefe zonal del Cusco, Sandro Villanueva Gutiérrez, fue sacado del cargo tras las denuncias de irregularidades en la titulación de terrenos en el distrito de Camanti, en Quispicanchi.

Según afirmaron el lunes miembros del Frente de Defensa de Camanti, Cofopri-Cusco favoreció a un grupo de personas con residencia comprobada en el extranjero, pese a que el Programa de Titulación Rural dispone específicamente que los certificados deben ser otorgados a campesinos que hayan vivido y cultivado las tierras por lo menos cinco años.

Además, señalaron que las hectáreas tituladas se encuentran cerca de la Carretera Interoceánica, hecho que incrementa el valor de los terrenos. En el Cusco, la salida de Villanueva fue anunciada por el secretario regional del partido de gobierno, Víctor Tomaylla, quien además aseguró que se han iniciado las investigaciones para identificar y sancionar a todos los responsables de estos malos manejos.

Mientras que, en Lima, la decisión de “dar por concluido” su nombramiento fue oficializada mediante una resolución suscrita por el encargado de la dirección ejecutiva de Cofopri, David Ramos López. En su lugar fue designado interinamente Raúl Málaga Gamarra.

MÁS ACUSACIONES. Villanueva es un viejo conocido para la prensa cusqueña que, a inicios de este año, lo denunció por uso indebido del cargo al haber realizado pintas en la ruta Urco-Sicuani, promoviendo su candidatura al Congreso, con el logo de Cofopri y la frase “El Perú avanza”. En aquella oportunidad, admitió su responsabilidad, pero dijo que solo cometió una “falta ética”. No obstante, negó que hubiera malversado fondos.

ROSARIO DE CASOS. A todo esto se suman los negociados en Chilca, que ocasionaron la renuncia de Omar Quesada a Cofopri, y los irregulares trámites en Paracas, incluso afectando la Reserva Natural.

Igualmente, el intento de fraude en Cofopri-Piura con el objetivo de formalizar 420 lotes “fantasma’ en el balneario de Colán. También, las denuncias contra 12 funcionarios de Cofopri-Puno, quienes el año pasado fueron destituidos por haber falsificado boletas de compra para justificar sus viáticos.