23.NOV Domingo, 2014
Última actualización 09:32 pm

LA PORTADA DE HOY

"Hay que retomar la agenda reformista"

Compartir:
Además:

‘Pulseras del sexo’, una moda peligrosa

Miércoles 07 de abril del 2010 | 02:47

Unas bandas plásticas de colores tienen en alerta a las autoridades de Brasil. Su connotación sexual ha sido relacionada con muertes y ultrajes.

Los jóvenes dicen que compran las pulseras porque son "bonitas" o por "moda". (El Mundo)
Compartir

Varias ciudades en Brasil han prohibido las ‘pulseras del sexo’, unas tiras plásticas de colores que están de moda entre los jóvenes por su connotación sexual y que se ha relacionado con violaciones y hasta asesinatos ocurridos en las últimas semanas.

Los aros de plástico –que cuestan S/.3.2– se utilizan en un juego que consiste en romper la pulsera de un chico o chica y realizar lo que el color indique. Abrir una pulsera amarilla exige un abrazo, la naranja un beso, la roja una danza erótica, la rosada mostrar los genitales y la negra una relación sexual.

La prohibición –a la que se suman Manaos, Dourados, Maringá, Navegantes y Londrina– se inició a fines de febrero. Una niña de 13 años denunció que cuatro muchachos la violaron tras darse cuenta de que llevaba pulseras negras, que le arrancharon a la fuerza.

Sin embargo, lo más grave llegó luego. La Policía del estado de Amazonas sospechaba que dos asesinatos –entre ellos el de una niña de 14 años- estaban relacionados con las pulseras. Al lado de los cadávares de las víctimas se hallaron los plásticos rotos.

La Secretaría de Educación de Manaos, primera capital regional en pronunciarse, anunció que el uso de las pulseras está prohibido en las escuelas públicas municipales, que cuentan con cerca de 240,000 alumnos. Según el secretario de Educación, Vicente Nogueira, se trata de una medida de precaución, ya que hasta ahora no ha sido registrado en las escuelas ningún caso de agresión.

Como muchos de los menores cumplen la norma y se quitan las pulseras durante el horario escolar, pero se las vuelven a poner cuando salen de la escuela, algunas ciudades –entre ellas Curitiba y Cascavel- estudian la posibilidad de ir más lejos y prohibir la venta de las ‘pulseras del sexo’.

DATO

  • Muchos de los menores que utilizan las pulseras dicen que las compran por ser “bonitas” o por seguir la moda