28.NOV Viernes, 2014
Última actualización 05:35 pm

LA PORTADA DE HOY

Gobierno sabía

Compartir:
Además:

El primer caso de lavado de dinero por proxenetismo

Domingo 04 de abril del 2010 | 07:01

La Fiscalía culminó la investigación a un clan familiar dedicado a la prostitución. Su patrimonio sobrepasaría los dos millones de soles.

Según las pesquisas, Susana Santos Luis de Pablo indujo a menores a la prostitución. (Archivo)
Compartir

Por Zarella Sierra Peralta

Desde fuera, los integrantes de la familia Pablo Santos aparentan ser empresarios emprendedores que lograron hacerse un futuro promisorio con el sudor de su frente. Pero la verdad de la historia es que el bienestar de los integrantes de este clan familiar se logró con el sudor de frentes ajenas, a las que han sometido al oficio más antiguo de la historia: la prostitución.

Aunque durante años la pareja de esposos conformada por Constancia Susana Santos Luis y Marcial Pablo Muñoz supo librarse de las investigaciones que se les iniciaba por proxenetismo y trata de blancas, desde hace cinco años, la situación empezó a cambiar y todo parece indicar que, junto con su hijo, serán el primer clan familiar en ser sentenciado por el delito de lavado de dinero.

HISTORIAL FAMILIAR. El 15 de diciembre de 2005, Susana Santos fue condenada a cuatro años de prisión suspendida por proxenetismo y, en mayo de 2007, nuevamente recayó sobre ella una condena por el mismo ilícito. Aún con fallos judiciales en su contra, esta mujer no ha pisado un centro penitenciario, pese a que en su caso existe el agravante de haber prostituido a menores de edad.

Perú.21 obtuvo el expediente policial que detalla los actos irregulares de esta familia, los bienes obtenidos con dinero de procedencia ilícita y las versiones de sus integrantes para justificar el desbalance que, por cerca de dos millones de soles, se les ha detectado y que los convierte en el primer caso de lavado de dinero proveniente del proxenetismo en el Perú.

LAVADO. La investigación señala que los Pablo Santos utilizan sus night clubs La Estación, La Anaconda, Las Rocas, El Naranjito, además del hotel Las Fraguas, para “dedicarse al meretricio clandestino utilizando mujeres, entre ellas menores de edad”. “Susana Santos –dice el expediente policial– es propietaria de varios prostíbulos y se dedica en forma habitual a favorecer la prostitución, convirtiéndola en su modo de vida y fuente de ingreso económico. Ha formado una organización con toda su familia”.

Es sobre la base de esta ilícita actividad que las autoridades –bajo la dirección del fiscal Walter Milla– iniciaron, en abril de 2009, la investigación por lavado de activos.

Tras un año de peritajes, la pareja no ha logrado explicar de dónde provino el dinero con el que adquirieron cinco viviendas y cuatro automóviles, además del que tienen depositado en sus abultadas cuentas bancarias. A esto se añaden los bienes de su hijo, Yovani Pablo Santos (33), quien adquirió, entre 2005 y 2009, cuatro propiedades por US$214,209 y su cuenta bancaria registra, entre 2007 y 2008, depósitos que suman US$383,385.

Al ser interrogados por la Policía, los esposos trataron de justificar sus bienes y señalaron que en 1994 empezaron un negocio de venta de ropa, luego se dedicaron a la panadería y, en 1996, abrieron un restaurante. Susana Santos –considerada cabecilla de la organización– indicó además que, actualmente, sus ingresos provienen de la empresa Arco Iris del Norte, que fundó junto con su esposo e hijos en enero de 2009 y por la cual, asegura, percibe entre 4 mil y 5 mil soles por mes.

Y sobre sus bienes inmuebles, Santos señaló que con su cónyuge se dedicó a la compra y venta de viviendas, aunque no supo explicar por qué aún figura como propietaria de la mayoría de ellas. Respecto de su hijo Yovani, dijo que en febrero de 2006 le prestó US$10 mil para que inicie sus actividades empresariales, pero no se ha acreditado el éxito de la misma.

Ante la débil justificación sobre sus ingresos, la Policía concluyó que “Susana Santos y Yovani Pablo son presuntos autores del delito de lavado de activos procedente del proxenetismo, al determinarse que el dinero producto de esa actividad fue convertido en bienes muebles e inmuebles”.

El documento está en manos del fiscal Milla, quien en los próximos días estaría formalizando la denuncia penal. Por lo pronto, la procuraduría especializada, a cargo de Julia Príncipe, ya ha solicitado el embargo y la incautación de los bienes de los Pablo Santos .