20.DIC Sábado, 2014
Última actualización 05:55 pm

LA PORTADA DE HOY

Trabas para adoptar

Compartir:
Además:

¿Internet del mal? Cuando las redes sociales se apoderan de tu vida

Lunes 15 de marzo del 2010 | 08:40

El abuso del uso de la computadora, para navegar en la red, puede causar daños físicos y psicológicos.

Establezca horarios y límites para un control en el uso de Internet. (vidadigitalradio.com)
Compartir

Por Juana Avellaneda/@PUGUITA182 (en Twitter)

¿Eres adicto y aún no lo sabes? ¿Te sientes angustiado cada vez que no tienes una computadora cerca, te da paranoia cuando se va la conexión, te desesperas por llegar a casa luego de una juerga para subir las fotos al Facebook y te pican los dedos por hablar en el messenger con los amigos? Entonces lamento decirte que… eres un adicto a Internet. ¿Buscando la cura?

Admitámoslo. Desde que apareció ese maravilloso invento nos podemos pasar todo el día navegando en la web: escribiendo e-mails, revisando fotos, mandando mensajes, etc. Es más, hasta somos capaces de sacrificar horas de sueño con tal de seguir pegados a las pantallas.

Sin embargo, esto dejará de ser divertido cuando se informe que el uso excesivo de la computadora trae serias consecuencias en la salud: pérdida de la visión, cansancio, ansiedad, nerviosismo, insomnio hasta alteraciones en la personalidad son solo algunas.

Larissa Balsmo Fasce, psicóloga de la Universidad Científica del Sur y experta en el tema de adicción a Internet en niños y jóvenes, nos cuenta que una persona dependiente está constantemente ansiosa y suele cambiar sus horarios de sueño y comidas. Además, optan por reducir su círculo social, interrumpen sus actividades recreativas llegando incluso a verse afectados en el trabajo, en casa y en la familia.

DETRÁS DE LA PANTALLA. Otra de las causas que originan esta dependencia se debe a que ciertas inseguridades son cubiertas por esta herramienta. “El anonimato de la red nos permite manifestar aspectos ocultos de nuestra personalidad que no podemos sacar debido a los límites que nos impone la sociedad”, señala la doctora. Por ejemplo, un hombre con problemas para socializar puede resultar el más amiguero y conversador en un chat.

¿Te gustaría pasar las 24 horas del día detrás de un monitor? Recuerda que no hay nada mejor que ver las emociones del otro cuando se conversa cara a cara.