19.DIC Viernes, 2014
Última actualización 11:25 am

LA PORTADA DE HOY

Rechazo juvenil

Compartir:
Además:

Joven colombiana sufre por el imparable crecimiento de sus senos

Jueves 28 de enero del 2010 | 07:23

La adolescente de 16 años pasó de ser talla 38 a 50 de un momento a otro.

La enfermedad que padece Yesica se llama Gigantomastía, que es una alteración del sistema nervioso. (elmundo.es)
Compartir

La colombiana Yesica Johana Mejía Puentes, quien vive en el barrio Darío Echandía de Neiva, Huila, sufre las consecuencias que acarrea el imparable crecimiento de sus senos, como son los incensantes dolores de columna.

La joven de 16 años tuvo un desarrollo normal como el de cualquier chica de su edad hasta octubre del año pasado. Desde ahí sus senos comenzaron a crecer desmesuradamente. La talla pasó de 38 a 50. Silvia Puentes, la madre, la trasladó de urgencia a un centro médico, pero los galenos descartaron cualquier anomalía.

“Sufre mucho. Ya no le queda bueno el sostén, y no consigo uno de su talla por ningún lado. Entonces me toca hacérselos con puros retazos de tela que le arreglo con máquina, porque no hay de otra. Las tiras no las venden; menos las copas”, explicó a elmundo.es Silvia, quien aclara que el problema no es genético porque su familia es de senos poco protuberantes.

Los especialistas le recomendaron una mamoplastía reductora, una cirugía que busca destruirle a Yesica los senos por completo y reconstruirle otros. Sin embargo, la demora burocrática de los servicios de salud han impedido la operación, a pesar de que es urgente.

En el armario de Yesica las blusas están abandonadas y los sujetadores corren con la misma suerte. Con su talla anormal las cosas cambiaron y su familia de escasos recursos económicos no tuvo otro remedio que romper la marrana (hucha) de los ahorros y comprarle cuatro blusas y dos pedazos de tela para armarle el sostén.
La enfermedad se llama gigantomastia, que es una alteración del sistema nervioso producida en muy pocos casos en mujeres embarazadas.