28.NOV Viernes, 2014
Última actualización 08:16 am

LA PORTADA DE HOY

Gobierno sabía

Compartir:
Además:

El uso de audífonos produciría sordera

Lunes 25 de enero del 2010 | 09:12

La recurrente utilización de los reproductores de música puede ocasionar lesiones auditivas y dejar a una generación entera ensordecida.

Los jóvenes son los más expuestos a sufrir malestares en el oído por el uso del mp3. (Unit5.org)
Compartir

Si eres de los adictos a la música y no puedes separarte de tus audífonos ni para ir a trabajar, presta atención pues podrías resultar con serios problemas auditivos. Según el Otorrinolaringólogo de los laboratorios Suiza Lab, doctor José Luis De Vinatea, el uso indiscriminado de audífonos para escuchar música a volumen alto puede llegar a ocasionar, en el peor de los casos, la sordera.

“Estos aparatos generan desgaste de la audición porque son circuitos cerrados entre el oído y el audífono y como se trata de música del agrado del usuario, este tiende a aumentar el volumen”, alerta.

El excesivo volumen, la intensidad y la duración con la que se escucha la música a través de los auriculares son los factores que terminan por causar los malestares en el oído interno.

GENERACIÓN MP3. Para el especialista, la población más expuesta a este tipo de males es la nueva generación de jóvenes que no se despega de sus reproductores de música (mp3, mp4 ipod, etc).

Es probable que muchos de ellos se vean condenados a usar, a partir de los 40 años, aparatos que ayuden a recuperar algunos tonos auditivos. “Con el paso del tiempo – 10 años aproximadamente– se van a afectar todos los tonos de ruidos. Primero, se alteran los tonos agudos, es decir, se produce un trauma acústico. Luego, se pierden las frecuencias conversacionales, lo que impide registrar el sonido de la voz”, alerta el doctor.

Al uso indiscriminado de audífonos se suma el intenso sonido que producen las máquinas industriales, los explosivos, el tráfico, los centros de diversión y los conciertos de música.

SÍNTOMAS. Algunos de los síntomas de esta sordera prematura son, por ejemplo, la disminución de la capacidad para escuchar los timbres de celulares, así como la aparición del acúfeno, como un pitito de tono agudo que se presenta de forma episódica y después se hace permanente.