25.DIC Jueves, 2014
Última actualización 05:01 pm

LA PORTADA DE HOY

Nadie lo salva

Compartir:
Además:

Delincuentes extranjeros llegan en oleadas al Perú

Domingo 20 de septiembre del 2009 | 08:04

Los sujetos secuestran, asaltan y cometen asesinatos por encargo. El “boom” económico nos ha puesto en la mira de estas bandas. La mayoría son colombianas.

El Perú es la nueva opción para los ladrones extranjeros. (USI)
Compartir

Si hasta hace poco tiempo el Perú era visto como exportador de delincuentes de alta peligrosidad, con nuestra reciente mejora económica, el país ahora se habría convertido en el paraíso de oportunidades para estafadores, asaltantes, secuestradores y sicarios extranjeros.

De acuerdo con informes de Inteligencia de la Policía Nacional –a los que Perú.21 tuvo acceso–, la mayoría de estos sujetos serían de nacionalidad colombiana. Muchos con antecedentes o buscados en su país. Pero no serían los únicos. También operarían mexicanos, venezolanos y argentinos.

No se tiene conocimiento de cuántas bandas extranjeras hay en el país. Solo se sabe que son organizaciones itinerantes: entran y salen por las fronteras apenas son detectadas. Esto hace difícil que sean intervenidas.

ÚLTIMAS CAPTURAS. Solo esta semana fueron detenidos dos estafadores de “importación’: El colombiano Manuel Cadena Arana, quien fue apresado tras robar dos relojes en Miraflores, y la venezolana Rebeca Baudat Rodríguez, detenida en San Isidro cuando adquiría joyas con tarjetas clonadas.

A inicios de año, la Policía logró frenar en gran medida el pánico desatado por los marcas con la captura de siete colombianos (otros dos fueron abatidos en una balacera). También se han intervenido a secuestradores, asaltantes y hasta a ladrones expertos en desmantelar cajeros automáticos.

QUÉ SUCEDE. Gabriel Prado, experto en temas de seguridad, señala que esta migración se da debido al amplio mercado delictivo que existe en el Perú tras la bonanza económica.

“Hay gente con gran poder adquisitivo que aún no le presta atención a su seguridad personal. La mejora en su estatus es casi inadvertida por ellos, pero captada de inmediato por la delincuencia”, señala Prado.

Estos hampones foráneos coordinarían sus operaciones con cabecillas de bandas peruanas encarcelados. Muchas veces alquilan sus habilidades, pues suelen ser muy avezados y expertos en armamento. La mayoría con experiencia en el narcotráfico o en grupos paramilitares.

TENGA EN CUENTA

  • Casi siempre, los delincuentes que llegan al Perú vienen huyendo de la justicia de sus países.

  • Luego de que los cárteles colombianos perdieran fuerza, muchos de sus sicarios se quedaron para dedicarse a asaltos y plagios.