Además:

Eva Bracamonte y Liliana Castro ya están en Santa Mónica

Miércoles 09 de septiembre del 2009 | 03:20

Ambas acusadas por el asesinato de Myriam Fefer abandonaron esta tarde la carceleta de Palacio de Justicia en una ambulancia del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe). Julio Rodríguez, abogado de las jóvenes, apeló el mandato judicial de detención contra sus patrocinadas.

Momento en el que Eva Bracamonte ingresa al Palacio de Justicia. (América Televisión)
Compartir

Eva Bracamonte y Liliana Castro Manarelli llegaron esta tarde al penal de Mujeres de Chorrillos (ex Santa Mónica), a bordo de una ambulancia del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe).

Ambas acusadas por el asesinato de la empresaria Myriam Fefer en agosto de 2006 salieron de la carceleta de Palacio de Justicia fuertemente escoltadas y con capuchas para ocultar sus rostros.

La defensa de ambas jóvenes presentó esta mañana un recurso de apelación contra el mandato de detención. “La orden se basa en argumentos irracionales que carecen de cualquier sustento legal. Además, es un acto arbitrario, se basa en especulaciones y apreciaciones sin fundamento”, señaló el letrado Julio Rodríguez.

Explicó que el procedimiento legal durará entre 30 y 35 días, por lo que era inminente la reclusión de las jóvenes en Santa Mónica. “Pedimos que el proceso siga pero sin que ellas estén recluidas, porque existe la voluntad (de ellas) de que el proceso prosiga”, expresó.

DETENIDAS. Eva Bracamonte Fefer y Liliana Castro Manarelli, su ex pareja, se entregaron esta mañana a la justicia luego de que ayer el 17 Juzgado Penal de Lima les abriera proceso penal con mandato de detención por el asesinato de Myriam Fefer.

Las muchachas, que en la víspera estuvieron inubicables, llegaron al Palacio de Justicia poco después de las 8.30 de la mañana en compañía de su abogado, Julio Rodríguez, quien más temprano había adelantado que sus defendidas se pondrían a derecho en el transcurso del día.

Luego de rendir sus generales de ley ante el juez Alfonzo Payano, titular del 17 Juzgado Penal de Lima, las procesadas pasaron a la carceleta del Poder Judicial.

Antes de que se entreguen, Rodríguez ya había descartado que las muchachas hayan fugado del país o que vayan a hacerlo, como lo especuló Ariel Bracamonte, hermano de Eva.

“Claro que existe peligro de fuga. Tal vez (Eva) ya decidió irse del país. Ella tiene los medios para hacerlo. Además, hizo unos traspasos de los que la defensa no ha hablado. Por otro lado, tiene la nacionalidad israelí”, había dicho Ariel en el noticiero A primera hora, de Frecuencia Latina.

Sostuvo que si bien los bienes de Eva están embargados, los de la Inmobiliaria Sideral -que la joven heredó tras la muerte de su madre- no lo están. Agregó que su hermana vendió un local por US$80 mil menos de lo que realmente vale y consideró que esto es sospechoso.