Además:

Denunciaron a Eva Bracamonte por el asesinato de su madre

Miércoles 19 de agosto del 2009 | 07:41

La Fiscalia la acusa del delito de parricidio, por “haber decidido y participado dolosamente” en el crimen de Miryam Fefer, en agosto de 2006. Su ex pareja Liliana Castro Manarelli y el sicario Alejandro Trujillo Ospina fueron acusados de homicidio calificado por lucro.

El fiscal Castro no solicitó la detención u otra medida restrictiva de libertad para Bracamonte Fefer o Castro Manarelli. (Canal 4)
Compartir

El Ministerio Público denunció a Eva Bracamonte Fefer por el delito de parricido, por “haber decidido y participado dolosamente” en el asesinado de su madre, la empresaria Silvia Miryam Fefer, el 15 de agosto del 2006.

También fueron denunciados por el crimen Liliana Castro Manarelli, ex pareja de Eva Bracamonte, y el sicario colombiano Alejandro Trujillo Ospina o Hugo Armando Trujillo Ospina, como autor de homicidio calificado por lucro.

La denuncia –a cargo del fiscal Fidel Castro– fue presentada ayer minutos antes del cierre de atención en la Corte Superior de Lima, ante la Mesa de Partes Única de los Juzgados Penales. De acuerdo con el procedimiento judicial, recién entre hoy y mañana la denuncia fiscal será distribuida a uno de los juzgados penales de Lima para su calificación, como corresponde en estos casos.

El fiscal no solicitó la detención u otra medida restrictiva de libertad para Bracamonte Fefer o Castro Manarelli. Solo se pidió tramitar la inmediata detención preventiva y extradición del sicario colombiano, quien permanece detenido en la Unidad Carcelaria Nº 01 en la provincia de Salta, Argentina, informó un diario local.

SANCIONES. El parricidio y el homicidio calificado por lucro se sancionan no menos de 15 años de pena privativa de libertad hasta la máxima prevista en nuestra legislación, es decir, los 35 años de cárcel.

El juez penal que asuma este caso, al calificar la denuncia y las pruebas adjuntas, puede tener una opinión diferente y ordenar la detención de los tres denunciados. Dentro de las opciones del juez también está rechazar la denuncia, si considera que las pruebas o indicios son insuficientes para iniciar el proceso judicial.

PRUEBAS LA COMPROMETEN. El fiscal Castro sostuvo que el asesinato de Miryam Fefer “se produjo sin que existan signos ni evidencias de escalamiento o rotura de puertas de la entrada principal, ni del garaje del inmueble, ni sustracción importante de artefactos u otros objetos”.

Añadió “que el autor o autores serían conocidos o familiares de la víctima o terceros victimarios que han actuado por disposición y con ayuda de los primeros que habrían facilitado la comisión de los hechos”.

Además, la participación de Trujillo Ospina está probada por la prueba de ADN que se realizó a pedido de la Fiscalía, al compararse las muestras de sangre halladas en la escena del crimen y las tomadas a dicho personaje por las autoridades argentinas en proceso de cooperación judicial.

El fiscal arguyó que Trujillo robó el celular de Miryam Fefer e inmediatamente después de cometer el crimen realizó una llamada al celular de Eva Bracamonte, “lograndose una comunicación efectiva y no solo un marcado o timbrado, como se desprende de la información de la compañía de teléfonos”.

Se dio a conocer que Eva Bracamonte nunca reveló, en sus diferentes declaraciones a la Policía, la llamada que recibió del teléfono de su madre, la madrugada del 15 de agosto. ¿Por qué no lo hizo? La llamada se conoció por el reporte telefónico.

-->/">