Viernes 24 de octubre del 2014

Última actualización: 09:45 pm

TIEMPO EN LIMA:

18°

COMPRA: $2.9100

VENTA: $2.9120

Además:

Ahorre 15% en su factura de luz con consejos sencillos

Martes 09 de junio del 2009 | 07:26

Usar bombillas ahorradoras y apagar los aparatos que no se utilizan puede representar un ahorro importante en el pago mensual del servicio de electricidad.

Compartir

Por Rudy Palma Moreno

“Luz que apagas, luz que no pagas” era el eslogan de una campaña para incentivar el ahorro de electricidad. Y no solo se trata de apagar los focos cuando todos se van a dormir, sino de aprender a usar los artefactos del hogar y en qué momento tenerlos activados.

Para Aurelio Ochoa, director de Energie Consult, muchas familias tienen la costumbre de dejar prendidos aparatos que no utilizan, como la computadora o la radio, lo que se suma al consumo de la electricidad que cada mes pagan los usuarios.

“Parecen cosas pequeñas, pero, si se suma centavo a centavo, al mes o al año se puede dejar de pagar grandes cantidades”, señaló.

Por ello, más que mantener apagadas las luces, existen buenos hábitos que, si se ponen en práctica, ayudarán a mejorar su calidad de vida y la economía de su hogar. Por ejemplo, no deje en stand by aparatos como televisores, videograbadoras o equipos de sonido. Es mejor desconectarlos.

Según Ochoa, apagando los artefactos que no se usan se puede dejar de pagar entre 10% y 15% en el recibo de luz al mes.

¿O TE SOBRA LA PLATA? Otra recomendación es la utilización de los denominados focos ahorradores, que emiten tanto luz blanca como amarilla, gastan menos energía y tienen mil horas de duración como mínimo.

Sin embargo, el director de Energie Consult considera que el mayor precio de estas bombillas respecto de las tradicionales desanima a la gente, que prefiera no comprarlas.

“Ahí debe entrar el Gobierno. Hace un tiempo anunciaron que se repartirían focos ahorradores en los domicilios para reducir el consumo de electricidad. Otra idea es que se haga una importación masiva, libre de aranceles, para abaratar el precio al consumidor final, o dar algún tipo de crédito”, precisó.

Así como el uso de estos focos ahorradores le ayudarán a gastar un 80% menos de energía, hay otras sugerencias para complementar esta buena costumbre. Si va a remodelar su casa, utilice pintura blanca o de colores claros y brillantes para techos, paredes y muebles, pues ayudan a reflejar y distribuir mejor la luz.

LOS QUE MÁS GASTAN. La refrigeradora es un artefacto que suele estar prendido las 24 horas del día. Por ello, el ahorro se logrará si se tiene un buen mantenimiento del equipo. Así, revise que los jebes de la puerta cierren herméticamente; si eso no sucede, haga el cambio.

Asimismo, trate de regular el termostato de acuerdo con la estación, no introduzca alimentos calientes –porque hacen que la refrigeradora trabaje más– y coloque focos de bajo voltaje o, si es el caso, ahorradores.

Cuando use la plancha, no lo haga de noche, no solo por la mayor demanda de energía en horas punta, sino porque necesitará encender un foco extra para hacer el trabajo. Planche la ropa gruesa primero, porque necesita más calor; luego, desconecte la plancha y continúe con las prendas más delgadas.

Para el caso del televisor o del equipo de sonido, no suba mucho el volumen, pues así se consume más energía. Tampoco se acostumbre a usarlos para dormir o como despertador, ya que seguirán gastando la luz.

HACIA UNA CULTURA DEL GAS. La sugerencia para las personas que utilizan su vehículo propio como medio de transporte es que lo conviertan al sistema de gas natural.

El precio de este producto es una tercera parte de lo que cuestan otros combustibles, como el diésel o la gasolina de 84 octanos.

“En este aspecto, el Estado también debe empezar a actuar con urgencia.
Sigue pendiente el programa del chatarreo, para que más gente pueda financiar la reconversión de sus autos y renovar el obsoleto parque automotor del país”, consideró Ochoa.

Asimismo, recomendó que se aproveche las ventajas del gas natural domiciliario en aquellos distritos donde existe la oferta de la distribuidora Cálidda.

“Además del menor precio en comparación con el balón de gas propano, se tiene el beneficio de pagarlo una vez que se ha hecho el consumo. Es decir, el usuario no sufre cortes, como sí ocurre cuando se acaba el cilindro de GLP”, indicó.