26.NOV Miércoles, 2014
Última actualización 01:51 am

LA PORTADA DE HOY

El 'chochera' de Palacio

Compartir:
Además:

“Es un mito creer que el campo sintético genera lesiones en los futbolistas”

Jueves 21 de mayo del 2009 | 12:17

El cuestionado presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Manuel Burga, hizo oídos sordos a las innumerables quejas, de jugadores y técnicos, que piden que no se juegue más en canchas artificiales. También habló de una eventual huelga de jugadores para exigir su renuncia.

Compartir

Pese a las numerosas críticas de los jugadores y entrenadores, el presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Manuel Burga, consideró que “es un mito” que los campos sintéticos generen lesiones graves en los futbolistas, descartando que se vaya a acatar el pedido de no jugar más en este tipo de canchas.

El cuestionado dirigente adelantó que la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) – que promovió el experimento en los campos peruanos antes del Mundial Sub-17 del 2005 – enviará un experto para que realice un simposio sobre “la verdad del césped sintético”.

“Es un mito creer que el campo sintético genera graves lesiones a los jugadores como se viene diciendo, pero la próxima semana estaría llegando un experto FIFA para que haga un simposio sobre la verdad del grass artificial”, señaló Burga a la agencia Andina.

“La FIFA nos ha regalado un campo sintético que será instalado en la Videna (Villa Deportiva Nacional) y donde podrán entrenar los árbitros, las divisiones menores, y la selección de fútbol femenino”, agregó.

ANALIZA LA HUELGA. En tanto, Burga anunció que evaluará una eventual huelga de jugadores convocada por la Agremiación de Futbolistas del Perú con el propósito de destituirlo del cargo.

“Por el momento no voy a declarar, quiero esperar, evaluar la situación y luego pronunciarme al respecto porque ni siquiera se los motivos de esta sonada huelga”, manifestó.

El presidente de la Agremiación de Futbolistas, Francesco Manassero, confirmó que existe el propósito de efectuar una huelga el 10 de junio después del partido con Colombia por las eliminatorias al Mundial Sudáfrica 2010.