Además:

Clínica geriátrica funciona, pero apenas a la tercera parte de su capacidad

Viernes 06 de marzo del 2009 | 04:01

Job Agreda, gerente de la Red Almenara de Essalud, dijo que “todo hospital nuevo tiene un proceso de implementación que toma en promedio 3 a 6 meses”, con lo trató de explicar el motivo de la situación detectada en el hospital San Isidro Labrador.

SANTA ANITA. Imágenes del hospital luego de la denuncia periodística que reveló que su inauguración, hace un mes, fue montada. (Canal N)
Compartir

El gerente de la Red Almenara de Essalud, Job Agreda, aseguró que la clínica geriátrica San Isidro Labrador, en Santa Anita, sí funciona, pero admitió que apenas a la tercera parte de su capacidad prevista. Arguyó, para explicar esta situación, que “todo hospital nuevo tiene un proceso de implementación que toma en promedio 3 a 6 meses”.

Según un informe emitido anoche por el programa La Hora N, el referido nosocomio, cuya edificación demandó una inversión de S/. 25 millones, continúa en construcción y, por el momento, no alberga a ningún paciente ni presta servicios médicos, pese a que hace un mes fue inaugurado, con bombos, platilos y un efuviso discurso realizado por el propio presidente Alan García.

En diálogo con Perú.21.pe, Agreda dijo que, de acuerdo al cronograma establecido, recién para el mes de marzo “ocuparemos una tercera parte del hospital. El siguiente mes, una tercera y lo estaremos culminando en mayo”. Indicó que la clínica cuenta con un total de 184 camas, 176 destinadas a uso general y ocho a cuidados intensivos. “En este momento tenemos 10 pacientes internados”, agregó.

Insistió en que, por tratarse de un centro médico de uso intermedio, no hay acceso directo al público y que los pacientes que atiende, vienen referidos de otros centros médicos de la capital, los cuales son retornados a sus casas en ambulancias.

Esta mañana, cámaras de Canal N ingresaron a la clínica San Isidro Labrado y pudieron comprobar que se atendía a muy pocas personas.

SERIA DENUNCIA. Luego de la emisión del referido, desde esta madrugada se empezó a movilizar personal y equipos médicos al establecimiento en mención, denunció hoy el presidente del sindicato médico de Essalud, Santiago Vinces. “Desde las tres de la mañana hubo una gran movilización de personal. “Quieren hacerlo funcionar como sea”, dijo esta tarde en RPP.

El galeno contó, incluso, que ha recibido amenazas de muerte luego de ser entrevistado por La hora N sobre este tema, donde declaró que parte de los problemas en el hospital San Isidro Labrador se debe a que los sistemas de fluido eléctrico y de agua no habían sido debidamente probados y que hubo una precipitacion de Essalud al inaugurar el nosocomio cuando aún no estaba listo.

Pero lo más grave de todo esto es que, según Vinces, en el afán por tratar de desvirtuar la denuncia, se está trasladando pacientes a este hospital, poniendo en riesgo la salud de estos. “No se puede movilizar así nomás pacientes, eso debe ser materia de investigación, y el indicado para que lo investigue es el Congreso”, afirmó, aunque no supo precisar de qué lugar estarían sacando a los enfermos. Una versión refiere que serían del hospital Voto Bernales, que es contiguo al San Isidro Labrador.