21.DIC Domingo, 2014
Última actualización 01:22 am

LA PORTADA DE HOY

"La política en el Perú fracasó"

Compartir:
Además:

Un tercio de las especies del planeta está a punto de desaparecer

Lunes 06 de octubre del 2008 | 11:21

Casi una cuarta parte de los mamíferos existentes está en peligro de extinción, debido a la destrucción de los lugares donde viven y la caza furtiva, señaló la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

El demonio de Tazmania está entre las cerca de 450 especies de mamíferos a punto de desaparecer. (AFP)
Compartir

DPA. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) anunció que más de un tercio de las especies de animales y plantas del planeta están en peligro de extinción, durante el congreso anual que se celebra en Barcelona.

Según la “Lista Roja” publicada por esta organización, la mayor y más antigua red ambiental del mundo, la amenaza de desaparecer de la faz de la Tierra afecta a casi 17.000 de las cerca de 45.000 especies analizadas, lo que equivale a un 38 por ciento del total y supera en 1.300 el número del año pasado.

También están en peligro de extinción casi una cuarta parte de las especies de mamíferos existentes en el mundo, denuncia el estudio de la UICN, considerado como la evaluación más completa sobre la biodiversidad del planeta.

En los pasados 500 años, casi 80 especies de mamíferos han desaparecido, mientras que en la actualidad 188 están a punto de hacerlo, ya sea por la degradación de sus hábitats o la caza furtiva, advierte la organización. De hecho, la situación real podría ser mucho peor, dado que de 836 mamíferos no hay datos suficientes, lo que podría apuntar a su extinción.

“En realidad, el porcentaje de mamíferos en peligro podría ascender al 36 por ciento”, sostiene Jan Schipper, autor principal de un artículo que se publicará en breve en la revista Science.

Para la UICN, el planeta atraviesa una auténtica “crisis de extinción”. “Durante nuestras vidas, centenares de especies pueden desaparecer a causa de nuestras propias acciones, lo que es una señal alarmante de lo que sucede a los ecosistemas donde viven”, advirtió la directora general de la organización, Julia Marton-LefŠvre.

“Debemos fijar objetivos claros para el futuro con miras a revertir esta tendencia, para no dejar como legado duradero la desaparición de muchos de nuestros parientes más próximos”, añadió.

Entre los animales en peligro crítico de extinción la UICN incluyó este año al cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer), un reptil cuya población ha disminuido drásticamente por la caza ilícita para la carne y las pieles, que se usan para la confección de prendas de vestir.

En peligro crítico y posiblemente extinta está también la jutiíta cubana (Mesocapromys sanfelipensis), un roedor que no ha sido observado desde hace casi 40 años.

La “Lista Roja” incluye asimismo el lince ibérico (Lynx pardinus), cuya población ya sólo cuenta entre 84 y 143 adultos y sigue disminuyendo a raíz del declive de su principal presa, el conejo europeo.

Otro mamífero, el ciervo del padre David (Elaphurus davidianus), nativo de China, se encuentra “extinto en estado silvestre”.

Como definitivamente extinto la UICN cataloga el sapo de Holdridge (Incilius holdridgei), una especie endémica de Costa Rica, ya que pese a extensas investigaciones no han sido vistos ejemplares de este anfibio desde 1986.

Crítica es también la situación del lagarto gigante de La Palma (Gallotia auaritae), encontrado en esa isla canaria. Considerado extinto desde hace cinco siglos pero redescubierto el año pasado, está también clasificado como “en peligro crítico de extinción”.

En cuanto a los mamíferos, cerca de 450 especies se encuentran en peligro de desaparecer, entre ellas el demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii), el gato pescador (Prionailurus viverrinus) de Asia sudoriental o la foca del mar Caspio (Pusa caspica).

La pérdida y degradación de los hábitats afecta al 40 por ciento de los mamíferos del planeta, una situación que reviste mayor gravedad en América Central y del Sur, en África Occidental, Oriental y Central, en Madagascar, así como en el sur y el sudeste de Asia.

La caza y la explotación insostenible afecta sobre todo a los grandes mamíferos, especialmente en el sudeste asiático, pero también en ciertas regiones de África y Sudamérica.

Pero también hay buenas noticias, señala la UICN. La evaluación de los mamíferos del mundo muestra que las especies pueden recuperarse gracias a acciones concertadas de conservación. Así, el cinco por ciento de las especies amenazadas muestra señales de recuperación.

Entre ellas está por ejemplo el hurón patinegro (Mustela nigripes) que pasó de “extinto en estado silvestre” a “en peligro”, después de ser reintroducido con éxito por el Fish and Wildlife Service de Estados Unidos en ocho estados del oeste de EE UU y en México entre 1991 y 2008.

El proyecto de evaluación de los mamíferos se llevó a cabo con la ayuda de 1.800 científicos de más de 130 países.