Además:

Cierran pasos fronterizos a Brasil y Argentina en Bolivia por paro regional

Viernes 08 de septiembre del 2006 | 12:00

Compartir
LA PAZ.

Los pasos fronterizos hacia Argentina y Brasil fueron cerrados por grupos de dirigentes cívicos y militantes de un partido de derecha que manifiestan en cuatro regiones contra el presidente boliviano Evo Morales, informaron este viernes diversas fuentes.

Los dos puentes Amistad e Internacional que unen el departamento boliviano de Pando (extremo norte) con Brasilea y otras poblaciones menores de Brasil fueron tomados por opositores al gobierno, dijo a la AFP por teléfono el comandante de la unidad policial, coronel José Luis Centellas.

En el extremo sur del país, en Tarija, los manifestantes cortaron el paso a Argentina en el punto de San José de Pocitos, confirmó la ministra de Gobierno (Interior), Alicia Muñoz, que deploró que el cese de actividades "es impuesto, armado, con violencia y presión" por grupos de "sicarios".

En Cobija, capital de Pando, se registraron además los primeros enfrentamientos entre comerciantes y transportistas que se negaban a acatar la huelga de un día, que afecta también a Santa Cruz y Beni, cuyas dirigencias cívicas son opositoras al gobierno.

El presidente de un comité cívico de Beni (nordeste), Rubén Melgar, también confirmó el cierre de diversos pasos a Brasil, país con el cual Bolivia comparte una frontera de 3.131 km.

El coronel Muñoz dijo que las fuerzas policiales se vieron obligadas a reprimir a una turba de empleados de la prefectura (gobernación) de Cobija, adversa a Morales, que golpeaban a un comerciante renuente a acatar el paro.

El paro en Cobija es parcial a pesar de que los activistas de la agrupación Poder Domocrático y Social (Podemos), del ex presidente de derecha Jorge Quiroga, intenta obligar a la población a sumarse a la protesta, relató Muñoz. El aeropuerto de Cobija se mantenía abierto.

La presidenta del comité cívico de Pando, Ana Melena, amenazó con "meter fuego a todas estas tiendas (de comercio) de aquí" que se niegan a paralizar las actividades.

Una conjunción de comités cívicos y gobernaciones afines a Quiroga, que perdió en las elecciones presidenciales ante Morales por una diferencia de 54% a 28%, convocó a la protesta contra los supuestos intentos de Morales de hegemonizar la Asamblea Constituyente, donde dispone de mayoría.

Morales consideró la noche del jueves que el paro obedece al "odio, al desprecio (que sienten esas élites) al movimiento indígena originaria".

El gobernante de origen aymara-quechua dijo promover "un cambio en democracia, debatiendo los problemas sociales, los económicos" en el marco de una Asamblea Constituyente, que la oposición, radicada especialmente en Santa Cruz, la región más rica del país, cuestiona fuertemente.