17.AGO Jueves, 2017
Lima
Última actualización 10:36 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

"Regresen a clases"

Compartir:

Ginecólogo muere por exceso de trabajo

Las autoridades japonesas determinaron que el suicidio de un galeno de 30 años en el 2015 se debió a problemas psicológicos desembocado por sus interminables jornadas laborales.

El exceso de trabajo va de la mano a la falta de sueño, estrés y problemas mentales.
El exceso de trabajo va de la mano a la falta de sueño, estrés y problemas mentales.

La Inspección de Trabajo de Tokio ha establecido que el suicidio de un ginecólogo de 30 años en el 2015 se debió a las largas jornadas laborales a las que se sometía.

¿Cuáles son los peligros del trabajo en exceso?

Según Hiroshi Kawahito, el abogado de la familia, el médico – cuya identidad se mantiene en reserva – trabajó entre 143 y 208 horas extras durante los seis meses previos a su suicidio. Esto habría derivado en problemas mentales que lo arrastraron a terminar con su vida, manifestó el abogado a los medios de comunicación a pedido de la familia.

“Nuestro hijo se derrumbó intentando cumplir con sus responsabilidades (…). A menos que las condiciones laborales mejoren, esta tragedia puede repetirse”, fueron las palabras que pidieron propalar los padres a Kawahito.

Este no es un caso aislado en el país asiatico. En Japón, la muerte por exceso de trabajo constituye un problema de salud pública que ha sido bautizado con el nombre de ´karoshi´.

Las cifras son sorprendentes: Tan solo en el 2015, más de 2.159 personas se suicidaron en Japón por causas relacionadas con el trabajo —675 de ellas por cansancio—, de acuerdo al Ministerio de Trabajo de esa nación que empezó a recolectar las estadisticas desde 1987, junto al Ministerio de Salud, cuando el número de muerte por este motivó comenzó a estallar, reseña el diario ABC.

En abril pasado, a fin de combatir este mal, el gobierno de Shinzō Abe estipuló que las horas extras no excedan las 100 hrs. mensuales, informó AFP. Otra medida para erradicar el ´kanoshi´es la obligación a la compañía del fallecido empleado a pagar a su familia una compensación de hasta US$1,6 millones. Por su parte, el gobierno otorga US$20.000.

¿Cómo nace el ´karoshi´?

La cultura del trabajo japonesa inició en la década de los 70. En esa época los salarios eran bajos y los trabajadores querían multiplicar sus ingresos. Ese ritmo se naturalizó hasta el día de hoy, reseña ABC.

Te puede interesar



Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.