06.DIC Martes, 2016
Lima
Última actualización 12:52 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Primer ajuste

Compartir:

Castillo de Drácula tendrá huéspedes en la noche de Halloween [Fotos]

Foto 1 de 3

Desde el año 1948 nadie pasa la noche en el famoso recinto ubicado en la región de Transilvania (Rumania).

El famoso castillo de Drácula en Rumania tendrá huéspedes durante la noche de Halloween —este 31 de octubre— por primera vez desde el año 1948.

El nombre actual del lugar es castillo de Bran, y dos personas podrán dormir este Halloween gracias a una promoción de Airbnb.

Los invitados recibirán una cena y vino. Después se les dejará para pasar la noche en ataúdes forrados de terciopelo rojo, como hacía Drácula en la novela de terror de Bram Stoker que popularizó la leyenda.

El castillo es famoso por su conexión con Vlad el Empalador, un príncipe de la vida real que se alojó allí en el siglo XV y tenía la cruel costumbre de empalar a sus víctimas con estacas. Él inspiró la historia de Stoker sobre el conde Drácula.

El concurso de Airbnb para encontrar a los huéspedes comenzó este lunes. Los interesados deben emplear su “ingenio vampírico” para imaginar qué dirían al conde Drácula si se lo encuentran.

El castillo es uno de los centros turísticos más conocidos de Rumanía, con más de 630,000 visitantes al año. El anfitrión del concurso puntual será un descendiente de Bram Stoker: Dacre Stoker.

Cuando los ganadores lleguen en un carruaje tirado por caballos, Dacre Stoker tiene previsto recibirlos utilizando las mismas palabras que empleó Drácula en la historia de su antepasado: “Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad y deje parte de la felicidad que trae”.

Las normas para la noche son sencillas: ni ajo ni joyería de plata —ambas armas de las historias de vampiros— y una advertencia, “El conde no es fan de las selfis en espejos”, que alude a la leyenda sobre que los vampiros no se reflejaban en espejos.

El castillo de Bran fue en origen una fortaleza militar, situada en un punto estratégico que conecta Transilvania con el sur de Rumanía. Tras la I Guerra Mundial, el castillo fue regalado a la reina María en gratitud por su labor en la unificación de Transilvania con el resto de Rumanía. Ella lo legó a su hija menor, Ileana, pero los comunistas lo confiscaron en 1948.

En 2006, años después del fin del comunismo, el castillo fue devuelto al hijo de Ileana, Dominic Hapsburg. Una empresa rumana gestiona el castillo, que se arrienda para bodas, fiestas y eventos corporativos. Nadie ha pasado la noche allí desde que Hapsburg y su familia fueron exiliados de Rumanía.

Más información


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.