24.NOV Lunes, 2014
Última actualización 02:58 pm

LA PORTADA DE HOY

Abogó por otras empresas

Compartir:
Además:

El médico venezolano José Rafael Marquina estimó que cáncer del mandatario ya no tiene cura y solo se puede aspirar a mejorarle la calidad de vida. Señaló que el barullo político lo perjudica más.

(Reuters)
(Reuters)

El médico venezolano José Rafael Marquina, quien ha seguido la evolución de la enfermedad del presidente Hugo Chávez, estimó hoy que su expectativa de vida solo llegaría hasta abril, debido a que su enfermedad sería terminal.

El galeno, quien radica en EEUU pero se mantiene al tanto de la escasa información oficial sobre el mandatario, señaló que su tumor ha seguido progresando debido a que la cirugía a la que fue sometido en Cuba “ha sido un fracaso”.

“Ha pasado un mes y no ha tenido ningún tipo de progreso. Es una enfermedad terminal. Le quedan unos cuantos meses y su expectativa de vida es hasta abril”, aseguró en entrevista con CNN.

Marquina explicó que está con ventilación mecánica por un tubo traqueal y que su tipo de cáncer es bastante doloroso. “Hay una posibilidad muy pequeña que pueda recuperarse. Ya no hay tratamiento para el cáncer, solo para mejorarle la calidad de vida”, dijo.

Finalmente, indicó que los manejos políticos que se entretejen en torno a su figura no le hacen bien a su salud. “Hay que bajar el tono político, lleno de odio. Esto no le hace bien a Chávez. Hay que respetar al paciente y en sus últimos días de vida hay que calmarle el dolor”.

  • Peru21.pe no se responsabiliza por los comentarios publicados, que son autoría de los usuarios que los firman.
  • Los usuarios asumirán toda responsabilidad frente a terceros por cualquier daño o perjuicio que el contenido de sus comentarios pueda causar, incluyendo responsabilidades de tipo civil, administrativo y/o penal, o infracciones a derechos de autor o de marca, o cualquiera sea su naturaleza.
  • Peru21.pe se reserva el derecho a eliminar los comentarios que se consideren fuera de lugar y/o que puedan atentar contra las políticas internas de la empresa, sin necesidad de comunicación previa al usuario.