Además:

Denuncian a colegios La Recoleta y Regina Pacis

2005/03/18
Compartir

Uno fue multado por no permitir mochila con ruedas a menor con mal en la columna. liEn el otro centro edu-cativo, padres aseguran que profesora propina cocachos a alumnas. La labor educativa de los colegios particulares Regina Pacis y La Recoleta fue puesta ayer en tela de juicio por dos familias que denunciaron haber sido maltratadas por las autoridades de dichos planteles. El miércoles, el Regina Pacis de Surco fue multado por el Indecopi por no permitir el uso de una mochila con ruedas a una alumna con problemas en la columna. La sanción asciende a dos UIT (Unidad Impositiva Tributaria), es decir, 6,600 soles. A fines de 2003, la menor A.T.S.A. -actualmente de 13 años- fue expulsada de dicho colegio por no adaptarse al reglamento, el cual le exigía usar mochila sin ruedas. Pero la menor sufría de escoliosis y, por recomendación médica, no podía cargar mucho peso. El año pasado, María Alcarrás de Solano, madre de la niña, denunció el hecho ante el Indecopi y la Unidad de Gestión Educativa de Lima, dependencia del Ministerio de Educación (Minedu). Las sentencias de ambos procesos acaban de emitirse. La Dirección General de Lima del sector también multó al plantel, pero con 33,000 soles (10 UIT). "No hubo ningún motivo para que echaran a mi hija de esa manera", dijo Alcarrás a Perú.21. Tratamos de encontrar la versión de las autoridades del Regina Pacis, pero no se pronunciaron. bMÁS ABUSOS. b El colegio La Recoleta, ubicado en La Molina, también afronta un proceso judicial desde 2003. La razón: un presunto maltrato de la profesora María Esther Montes en contra de M.C.L.R.R., de 11 años. Margarita Rentería, madre de la niña, denunció que una docente castigaba a sus alumnos dándoles cocachos. En respuesta, La Recoleta habría puesto trabas a su hija en los dos siguientes procesos de matrícula (2003 y 2004). Esta información fue proporcionada por la abogada Gery Vásquez, de la Defensoría del Niño del Grupo de Iniciativa Nacional. Bruno Espinoza, director del centro educativo, rechazó los cargos. Argumentó que se trataría de una "venganza" del padre de la menor, el cual trabajaba para el colegio hasta 2001, año en que fue despedido por "malos manejos del dinero del plantel".