09.DIC Viernes, 2016
Lima
Última actualización 11:20 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Corrupción golpea

Compartir:

“No es muy complicado sacar un negocio familiar adelante”

Nella Legovic y sus hijas Claudia y Daniela Reynoso convirtieron un pedacito de Jesús María en D´Giulio Café, la exquisitez del postre.

Diez personas trabajan a tiempo completo en D’Giulio Café. (David Vexelman)
Diez personas trabajan a tiempo completo en D’Giulio Café. (David Vexelman)

Richard Abecasis
rabecasis@peru21.com

Hace siete años crearon D´Giulio Café, un pequeño local en el corazón de la Residencial San Felipe, Jesús María, para dar rienda suelta a una pasión familiar: la cocina y los postres.

Claudia Reynoso administra el local y su hermana Daniela, que estudió para ser chef, se encarga de la cocina. Ambas emprendedoras pertenecen a la tercera generación de inmigrantes italianos dedicados al arte culinario.

Le pusieron el nombre de su abuelo y con un capital inicial de US$30 mil empezaron a armar su negocio en 2006. Su madre, Nella Legovic, es una apasionada de la repostería y se encarga de la producción de los “manjares”.

Sus recetas han cautivado a clientes fieles que buscan el tiramisú especial, el tres leches de Baileys, el queque de zanahoria decorado con queso crema, la tarta de coco y de manzana, el budín irlandés y el mousse de manzana.

LOCAL PROPIO
Claudia fue quien tomó la decisión de abrir un local comercial. “Teníamos un negocio de distribución de desayunos, pero se demoraban mucho en pagar así que le propuse el tema a mi familia y lo concretamos en cuatro o cinco meses”, dice la administradora del local.

La gran oportunidad se les presentó al rentar un local en el mismo edificio donde viven, así que se sienten tan cómodas que no quieren mudarse a una zona “más comercial”.

Daniela recuerda que al principio recibían solo a 12 comensales diarios. El despegue de la zona, al crearse oficinas, universidades y otros locales, ayudó a incrementar a más de 140 el número de clientes que reciben ahora.

La señora Nella dice que ella aprendió a hacer postres desde los siete años, cuando ayudaba a su padre Giulio Legovic en la cocina.

“Creo que es el gen familiar porque me contaron que mi abuela era muy buena en la repostería. Por eso no es muy complicado sacar adelante y en armonía un negocio familiar”, comenta.

La familia Legovic Reynoso se resiste a franquiciar su marca porque piensa que podrían perder el “toque y la atención”.

DATOS

- A la carta
El local ofrece cuatro tipos de menús y cinco entradas a diario, así como 60 tipos de sánguches y 25 postres.

- Local
Abren de lunes a sábados de 9:00 a.m hasta las 9:00 p.m, en Los Laureles 1011, Residencial San Felipe.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.